Inventario

Revista literaria y artística escrita y dirigida por Fernando Loygorri
Le miroir George Antoine Rochegrosse 1886
Le miroir George Antoine Rochegrosse 1886
192.- La niebla azul divaga en el valle...

193.- ... de ahí deduce que no hay mayor maldad que la de hacer dudar de la bondad de un bueno.

194.- Nunca conseguirá la sabiduría -se dice mientras mantiene el ritmo de la respiración en la subida-. Entonces suda.

195.- Ha querido mantenerse firme siendo, como era, un pedazo de hielo abandonado en el Sáhara.

196.- La maldición es que el destino se cumpla (aunque el destino sea fasto).

197.- Aquellos hombres que escribían verdades como puños. Aquel entonces en el que existían verdades.

198.- Sometido a una continua crítica se disolvió como el azucarillo que tan sólo espera empapar de café la última arista para sucumbir y crear en el amargor dulzura.

199.- Sabe que nunca podrá ser cruel y aún así cuánta, cuánta crueldad han generado sus manos.

200.- Ha vuelto a los nocturnos (con el rascar de la pluma; con la música para piano, con el corazón silente)

201.- Se dijo: a través del hilo telefónico me encontré con lo mejor de ambos. Fuera de ese vínculo todo fue limbo.

202.- La noche fría. El azul oscuro de la noche fría con el detalle del blanco trasero de la luna.

203.-  En algún lugar se acaba de producir el encuentro. 

Los aforismos que van desde el nº 192 al nº 203
-y que se compendian bajo el título de Aforismos (18)-,
son todos responsabilidad del director y autor de esta revista
 

Ensayo

Tags : Aforismos Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 26/11/2019 a las 19:50 | Comentarios {0}


Pescador solitario de Ma Yüan 1195
Pescador solitario de Ma Yüan 1195

180.- ¿Cuál es la sustancia de los sueños?

181.- Le llama la atención los dientes podridos de Julio Cortázar en la entrevista que le concede a Joaquín Soler Serrano. También sus ojos tristes.

182.- Al amanecer ha sentido nausea que es una sensación extraña, como si un vértigo sólo se localizara en las tripas. Sabe que el sabor del sueño va a marcar las primeras horas. No puede afeitarse en un parapeto de cara al mar. Él es hombre de tierra adentro, de vientos secos. Y aún así puede imaginar un mar verdemoco y aceptar que el mar es el mismo en todas partes.

183.- ¿Es esencialmente aleatoria la posibilidad de alcanzar el sustento con el arte?
A veces no puede evitar compararse. A veces duda hasta las ganas del suicidio.

184.- Porque en el fondo hay algo de venta y exposición. Habla Cortázar del límite que existe entre el narcisismo y la autocrítica. Esta distinción. Esta frontera. Lo enfermizo y lo moral.

185.- Ha conseguido a base de calor y esfuerzo ir dejando la nausea atrás y con la desgana de quien está a punto de enfermar ha salido a pasear entre el viento, el sol y los colores. Hoy sabe que no está consiguiendo su propósito.

186.- Habla Cortázar del ritmo, de que hasta que no consigue el ritmo que es su ritmo sabe que no está escribiendo lo que quiere. Piensa él -siendo como es admirador del argentino- que la búsqueda de un ritmo es el principio del museo.

187.- No, no es Stephen, ni tiene un amigo que se llame Buck. Al caminar ha tomado decisiones que luego no ha llevado a cabo. Es importante no llevar las decisiones a cabo como también lo es tomarlas.

188.- Siempre le quedara de Cortázar el personaje de Cora.

189.- A la vuelta, cuando el sol declinaba, se ha reconocido afortunado y ha sabido de nuevo que los dolores viejos son crónicos (porque a veces se le olvida y entonces intenta lo que es imposible).

190.- Le agradó tanto escuchar a Julio...

191.- Dublín está en todas partes... Él podría ser perfectamente la mujer de Leopold Bloom. 

Los aforismos que van desde el nº 180 al nº 191
-y que se compendian bajo el título de Aforismos (17)-,
son todos responsabilidad del director y autor de esta revista
 

Ensayo

Tags : Aforismos Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 23/11/2019 a las 19:28 | Comentarios {0}



164.- La mercantilización de la existencia tiene un deje de rumba.

165.- El juez inflexible miraba la joroba del acusado y ensoñaba ponerlo recto.

166.- La familia tiene en sí la esencia de los puerros: es diurética.

167.- ¡Dadme el amanecer y ganaré cien batallas!

168.- Tenía una voz tan prodigiosa que sólo se pudo ganar la vida haciendo un número de pedos.

169.- Melancolía tienes nombre de pez.

170.- Sebo, ¡hueles a polla!

171.- Divinal el coño que deja tras de sí el aroma de mil enredos.

172.- ¡Encúlame, hermano! ¡Encúlame! Para poder llegar con los anos limpios a violar a nuestros padres que yacen viejos en los catres de los barracones.

173.- La noche se enciende y calma mi sed de infierno.

174.- ¡Una gota más, una gota más de tu lluvia dorada, mamá!

175.- Luego nos comeremos los caballos y con las yeguas jugaremos a la infancia.

176.- He de volver a la comedia antigua para bailar obscenamente en honor a Dionisos mientras él -buen y salvaje dios- se mete las flautas por donde le quepan.

177.- ¡Láudano! Abismo negro. Suspensión neumática ¡Láudano! Ven, ven a mí. Droga de tul. Ruta de seda.

178.- ¡Córrete en mi boca! ¡Déjame pringosas las comisuras de los labios! ¡Oh, blanca Lefa bendita! Amén.

179.- Cuando la obscenidad se pone velo se convierte en meapilas.

Los aforismos que van desde el nº 164 al nº 179
-y que se compendian bajo el título de Aforismos (16)-,
son todos responsabilidad del director y autor de esta revista
 
Frankenstein (Boris Karloff)
Frankenstein (Boris Karloff)

Ensayo

Tags : Aforismos Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 19/11/2019 a las 18:28 | Comentarios {0}


Cuando el siglo XX era joven
Cuando el siglo XX era joven

Ensaya la fuerza
Sabe que el aire se respira mejor desde que el cadáver del asesino fue sacado de las cercanías
Al mismo tiempo se produce un ansia que no tiene fin
Podría cambiarlo todo
Podría declararse feliz y serlo y sentir que lo es y mostrarlo
Lo hace de hecho
Es desdichado y feliz
Sólo que la muerte puede llegar de mil maneras
y se produce todos los días y a todas horas; hay muertes de rosas ahora mismo y las hay de cierto tipo de relación que necesita la cotidianidad; hablar aunque lejos; sonreírse aunque lejos; entristecerse aunque lejos;... 
Las llamas son animales y fuego así son las cosas de las lenguas
Escucha en la madrugada a un señor argentino que habla del pensamiento lateral como si aquello supusiera el fin del sufrimiento -bueno no tanto pero sí en su boca semejaba la lateralidad del pensar una especie de vía de escape-; lo escuchaba en la madrugada; el tipo había sido traído por un banco nacional; el tipo era matemático y parecía buena persona, seguro que lo era;...
Luego ya en la cama leyó a Slawomir Wrozek y volvió a sentir por Polonia lo mismo que llevaba sintiendo desde que supo de aquel país: algo así como un constante aire de Chopin; ...
Hay muertes que se viven y ésas son las más terribles; no quiere poner ejemplos; no lo va a hacer; porque está llegando la hora en la que ha de salir para disfrutar del sol de la tarde a finales de octubre y esa contemplación es parecida a la sangre caliente de los mamíferos;...
Sólo piensa, Que sepas que me estoy muriendo... Un conflicto biológico vivido en soledad... El doctor Hammer y su teoría del cáncer psicosomático... Österreich vileicht... u Ostende...
Y así se disuelve y se reta a pasar este trago con el amor infinito que siente por una personilla que ya no está a su lado
إن شاء الله,

Ensayo

Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 25/10/2019 a las 17:36 | Comentarios {0}


152.- 15 de enero 1984
[...] desde la invención de la imprenta el saber por el saber no constituye ninguna virtud: para acceder a él no hay más que acercarse a la estantería donde se alinean infinitos volúmenes de enciclopedias que registran y explican todos los datos imaginables. Antes de Guttenberg, el conocimiento en todas sus acepciones, entrañaba un gran sacrificio, pues había que buscar incansablemente la materia que se deseaba aprender. En cambio, hoy en día la erudición ha dejado de ser un sacrificio; si uno no lo sabe todo acerca de lo que habla es por pura pereza. La auténtica virtud reside en ofrecer algo nuevo y original a partir de estos conocimientos previos. Los tomos de las enciclopedias son ladrillos que tanto pueden levantar presidios como catedrales. Ya no es difícil saber, pero crear algo nuevo a partir de los datos sigue siendo tan arduo hoy como lo ha sido siempre.
Diarios 1984-1989 Sándor Márai
 
153.- Quizá sea una cuestión de la traducción de los Diarios de Márai o no... en todo caso para mí hay una distancia inmensa entre conocer y saber.

154.- En el mes de marzo de 1984, el escritor húngaro tiene un glaucoma en el ojo.

155.- Y cómo no, en sus diarios hace referencia a la novela de Orwell.

156.- Hacer algo nuevo con lo sabido/conocido. Recomiendo para conseguirlo las propuestas de Edward de Bono en su teoría del pensamiento lateral.

157- ¿Qué tiene lo nuevo de valioso? Quede claro que no niego que tenga intrínsecamente valor, sólo me pregunto qué es ese valor, a parte de la novedad. Y si sólo fuera novedad. ¿Por qué la novedad es un valor? [...] ad infinitum.

158.- Al levantarme sentía un pesar viejo. Un pesar que ya conozco el cual me aprieta las gónadas y me va secando hasta llegar al enfado o la inapetencia. Sin embargo hoy el cocinado de una pasta mientras escuchaba los conciertos para violonchelo solo de Bach, han logrado revertir ese pesar y ahora me encuentro escribiendo, listo para la excursión diaria, con menos temor que en la mañana.

159.- Sé que me estoy cavando mi propia fosa. Me siento en el camino de vuelta y tan sólo aspiro a volver a estar sentado en una silla alta mientras juego con un envoltorio de celofán durante horas y horas. Mis hermanos juegan entre ellos. No les gusta dejarme participar. Muchas veces me ponen pruebas, algunas imposibles de superar. También es cierto que entre ellos y el celofán, me quedo con el celofán.

160.- No, no es cierto que lo único que tenemos es a los demás. No sé si los demás son el infierno. Sí sé que no son lo único que tenemos.

161.- Cuando estaba cocinando sentí una gran alegría por disfrutar con Bach al tiempo que disfrutaba con una salsa en la que he mezclado aceite de oliva, queso parmesano, albahaca y estragón. Es interesante constatar que los conciertos para violonchelo jamás fueron tocados en vida de Bach. 

162.- Escuchar a Bach con placer mientras cocino una pasta es un saber que me transmitió mi padre.

163.- ¡Vamos a por la luz vespertina del ocho de octubre de este año en el que termina la segunda década del siglo!
 
Los aforismos que van desde el nº 152 al número 163
-y que se compendian bajo el título de Aforismos (15)-,
son todos responsabilidad del director y autor de esta revista
 
La joie de vivre de Henri Matisse
La joie de vivre de Henri Matisse

Ensayo

Tags : Aforismos Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 08/10/2019 a las 17:36 | Comentarios {0}


1 ... « 2 3 4 5 6 7 8 » ... 78






Búsqueda

RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile