Inventario

Revista literaria y artística escrita y dirigida por Fernando Loygorri

¡Ahí era! donde las púas era, en el rincón de la tarde, cuando caía el sol y las nubes se hacían grandes [...] ¡en ese idioma era! cuando la risa se iba inflando como la pompa de jabón que se origina en los pulmones de una niña [...] silbo de la calandria, (escribía María Elena Walsh, recitaba Lito Vitale) y al recordarlo por la orilla del río (quizás menos en las grandes avenidas en las que las farolas se han vuelto ancianas y el asfalto recuerda a los suelos del infierno; quizá menos en las avenidas por donde navegan imantados por sus pantallas la mediocritas moderna que se ha dejado seducir por los colores de una ilusión; quizá menos en las azoteas de esas grandes ciudades; quizá menos en las discotecas de esas grandes ciudades por mucho que yo naciera en las grandes ciudades de occidente y las gentes del campo no me acaben de aceptar); es el silbo de la calandria en todo caso bajo el frescor de los fresnos [...] ¡era ahí! en el mínimo espacio de ese bienestar, no sé, actos tan sencillos como tomarse de la mano, sentarla en mis rodillas, acariciar su pelo, mirar sus ojos, sentir tranquilo su sueño, tranquilizar su fiebre, escuchar su queja, ofrecerle una posibilidad [...] ahí era el presente, ahí se juntaban el niño y el hombre, ahí, ahí justo, a mitad de camino entre la playa y la boya o bajando a la cala junto a la mujer que en aquel momento amaba (luego descubrí que tenía razón Neruda: es más largo el olvido que el amor y más larga que ambos la ignorancia; escribió Cernuda sobre ello olvido de ti sí, mas no ignorancia tuya) [...] ¡ahí no más quería llegar! y detenerme y respirar y escuchar el canto de un zorzal que se ha posado en una rama del arce japonés (el cual por cierto ya está arraigado a una tierra y se va expandiendo como si fuera el emperador del naciente imperio de un jardincillo) [...] aún su mirada redonda, aún sus manos regordetas, aún su gesto comiendo una patata frita, aún el [...]
 

Narrativa

Tags : Fantasmagorías Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 12/07/2024 a las 11:40 | Comentarios {0}


Me declaro libertino (en el sentido que a esta palabra se le daba en el siglo XVIII, es decir, en moderna terminología: librepensador). La reflexiones que voy a ir plasmando a lo largo de las próximas semanas tienen un carácter provisorio y se acogen a una de las características de uno de los métodos científicos: estas reflexiones son falsables. Incluso yo mismo, a lo largo de este periodo que hoy se inicia, podré mostrar la falsabilidad de algunas de ellas.
Estas reflexiones no pertenecen a ningún heterónimo. De cada una de las palabras que escriba en este libro el único responsable soy yo: Fernando García-Loygorri Gazapo. Por supuesto que cuando utilice citas facilitaré el nombre del autor y el título del libro o fuente de donde las haya sacado.



100.- Crear y lobo estepario.

101.- Escribe Abraham Maslow que hay una creatividad primaria, una creatividad que, como escribe Noam Chomsky sobre el lenguaje, viene con nosotros, con la especie, es una herencia tan genética como heredar unos dedos martillo.

102.- Se ve muy bien en los niños sanos (en cuerpo y mente). Mente es el término moderno para nombrar el espíritu, el alma antiguos (Marcus Gabriel). Yo matizaría que sanos sobre todo de mente porque la enfermedad y el dolor -como tan bien lo expresó Thomas Mann- pueden ser fuente de vida espiritual y la espiritualidad predispone la creatividad (o la alimenta).

103.- Uno de los empeños de Abraham Maslow fue integrar la personalidad creadora en la sociedad para mejorar esta última. Lo curioso es que es la sociedad quien cercena mediante la educación en las escuelas esa creatividad primaria y de ahí el primer enunciado que he escrito y que podría extender un poco más escribiendo: el creador suele ser un lobo estepario. Idea que expone Maslow en su ensayo titulado La actitud creativa pero que es una idea general y contrastada.

104.- Del enunciado anterior me surgen dos preguntas: ¿Por qué rechaza la sociedad la personalidad creadora? ¿Por qué rechaza la personalidad creadora la sociedad? Estas dos preguntas se podrían sintetizar en una: ¿Por qué se repelen sociedad y personalidad creadora? Extrañas realidades porque ambos entes se retroalimentan.
 

Ensayo

Tags : Reflexiones para antes de morir Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 10/07/2024 a las 14:09 | Comentarios {0}


Me declaro libertino (en el sentido que a esta palabra se le daba en el siglo XVIII, es decir, en moderna terminología: librepensador). La reflexiones que voy a ir plasmando a lo largo de las próximas semanas tienen un carácter provisorio y se acogen a una de las características de uno de los métodos científicos: estas reflexiones son falsables. Incluso yo mismo, a lo largo de este periodo que hoy se inicia, podré mostrar la falsabilidad de algunas de ellas.
Estas reflexiones no pertenecen a ningún heterónimo. De cada una de las palabras que escriba en este libro el único responsable soy yo: Fernando García-Loygorri Gazapo. Por supuesto que cuando utilice citas facilitaré el nombre del autor y el título del libro o fuente de donde las haya sacado.



88.- ¿Debemos aceptar sin más el humor con el que nacemos cada despertar?

89.- Una vieja maldición china reza: Así te toque vivir en tiempos interesantes.

90.- ¿Realmente la democracia liberal es la única posible? ¿No puede haber una democracia social comunista? o cuando menos ¿no se podría volver a cierta democracia social demócrata como la de Olof Palme en los años 70?

91.- El fascismo aunque no haya vencido en las legislativas francesas está instalado en su sociedad por eso ha sacado en porcentaje más votos, un 37,1%, que los laboristas -que arrasaron- en las elecciones en el Reino Unido (sacaron un 33,7%). Luego, los sistemas de corrección hacen que la victoria se disimule en la Asamblea Nacional.

92.- En España ocurre lo mismo. Hay una sensación de impunidad con las actitudes fascistas que suelen ser amparadas por la judicatura y su brazo armado Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Y no olvidemos que cuando Montesquieu establece la famosa separación de poderes lo hace para intentar controlar al poder judicial, para que éste no sometiese al imperio de su ley a los otros dos poderes que emanan del Estado (si es que aún se puede hablar de Estados en el primer cuarto del siglo XXI).

93.- En una democracia plena los ciudadanos -se articulase como se articulase- deberíamos tener derecho a elegir a: el poder legislativo, el poder ejecutivo, el poder judicial y el poder económico.

94.- La identidad sexual es la nueva forma de las antiguamente llamadas tribus urbanas y que en sus orígenes remite a la idea de clan.

95.- Todo clan tiene una tendencia casi melancólica -es decir sobreabundancia de bilis negra- a la intolerancia.

96.- Iguales en la diferencia ¿sólo puede ser un puto eslogan?

97.- La sombra (que arroja un poco de luz en los sueños) marca la vigilia, sólo que -como apenas recordamos nuestra sombra, como apenas vemos en ella (dentro de ella)- marca sin saber por qué hemos sido marcados (si por símbolos, si por imágenes, si por recuerdos recurrentes, si por hechos que van a ocurrir, si por ensoñaciones vanas, como la sombra leve de la libélula).

98.- La noche es el gran motor (¿amor?) del día.

99.- ¡Alerta! ¡Alerta!
 

Ensayo

Tags : Reflexiones para antes de morir Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 08/07/2024 a las 11:27 | Comentarios {0}



[...] muchacho triste que no has ido a ver el mar, tú que ayer te levantaste seguro y con una sonrisa en tu boca cuyos labios aún tienen el grosor y el color de las cerezas [...] esa ausencia de mar, esa estela que no quedará en tu recuerdo (quizá sí el vuelo del cormorán) [...] ¿recuerdas el pequeño puerto y las casas suspendidas en la ladera de la montaña? ¿la recuerdas con el chaleco salvavidas manejando el timón con la sonrisa traviesa? El sol daba fuerte. Las olas eran mansas. La brisa apenas jugaba con sus cabellos [...] Deberías ir hoy a la Casa del Duque, en ruinas, y subir al primer piso donde está la habitación del columpio; sí, ve cuando caiga la tarde y colúmpiate frente al vano de la ventana a través de la cual verás la luna cuando inicie su persecución -siempre infructuosa- del sol [...] muchacho triste y desnudo, te diría que no hay nada nuevo bajo el sol. Sería falso. Nuevo es todo a cada instante [...] ¿lo aprecias? [...] ¡ponte una corona de laurel! ¡rízate los cabellos pajizos! ¡monta la yegua que pace cerca, en el prado donde ayer perdiste la virginidad! ¡deja que el viento te arrase! ¡aprieta el tronco del sauce con tus brazos fuertes! ¡vuelve tus rezos hacia la diosa blanca la que es mitad abeja mitad araña! y sigue triste, muchacho triste, que no hay emoción mala si es verdadera [...] busca la estela al amparo de la vela de un velero, muchacho triste al que le quedan tantas tristezas por vivir [...]
 

Ensayo poético

Tags : Fantasmagorías Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 01/07/2024 a las 17:18 | Comentarios {0}








Búsqueda

RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile