Inventario

Revista literaria y artística escrita y dirigida por Fernando Loygorri

Extracto del Musurgia Universalis de Athanasius Kircher (1601 o 1602-1680) recogido en Armonía de las Esferas, ed. de Joscelyn Godwin


Musurgia Universalis. Portada de Johann Paul Schor (1650) para el libro de Kircher. Apolo, sentado sobre el globo terráqueo, media entre la música celestial de los ángeles, y la música terrenal de Pitágoras y las musas.
Musurgia Universalis. Portada de Johann Paul Schor (1650) para el libro de Kircher. Apolo, sentado sobre el globo terráqueo, media entre la música celestial de los ángeles, y la música terrenal de Pitágoras y las musas.
... de todo esto deduzco que el maravilloso poder que tiene la música para despertar las emociones no procede directamente del alma, pues ésta, siendo inmortal e inmaterial, ni da proporción a las notas y a los sonidos ni puede verse alterada por ellos: procede más bien del espíritu, que es el instrumento del alma, el punto principal de conjunción por el que se anexiona al cuerpo.

Este espíritu es cierto vapor sanguíneo muy sutil, tan móvil y tenue que fácilmente puede elevarse armónicamente por el aire. Ahora bien, cuando el alma siente este movimiento, los diversos impulsos del espíritu inducen en ella los efectos correspondientes: es estimulada o incluso sacudida por los movimientos armónicos más rápidos o más fuertes del espíritu. De esta agitación procede cierto enrarecimiento que hace que el espíritu se expanda, y de ahí se derivan el júbilo y la alegría.

Las emociones sentidas serán más fuertes en la medida en que la música sea más acorde y esté más en proporción con la constitución y la configuración naturales del hombre. Por tanto, cuando escuchamos una armonía perfectamente elaborada o una melodía muy hermosa, sentiremos una especie de cosquilleo en nuestras fibras sensibles, como si fuéramos agarrados y absorbidos por la emoción. Como mejor son promovidos estos diversos efectos es por medio de diferentes modos o tonos de música [...] especialmente por las disminuciones de pequeñas notas ascendentes y descendentes, y por la hábil combinación de disonancias mezcladas con consonancias.

Invitados

Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 06/05/2010 a las 11:33 | Comentarios {0}


Ideas. Historia intelectual de la humanidad.
Peter Watson


Secular
Pietro Pompanazzi (1462-1525) es un ejemplo representativo de la filosofía del Renacimiento. Este pensador concluyó que el aristotelismo no podía demostrar que el alma tuviera una existencia independiente, y aunque no negó la inmortalidad de ésta, señaló que el problema era irresoluble y que, por tanto, un sistema ético basado en recompensas y castigos después de la muerte carecía de sentido. En su lugar, sostuvo que era necesario construir un sistema vinculado a esta vida. La recompensa de la virtud es la virtud misma mientras que el castigo del vicioso es el vicio. (pag. 629)

P.S. Toda la obra de Pompanazzi fue enviada a la hoguera y quemada por orden de la autoridades religiosas. Él logró salvarse del mismo destino gracias al cardenal Pietro Bembo, amigo suyo y admirador del pensamiento pagano.

Invitados

Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 19/04/2010 a las 20:06 | Comentarios {0}


Antonio Machado



Sabe esperar, aguarda que la marea fluya
—así en la costa un barco— sin que el partir te inquiete.
Todo el que aguarda sabe que la victoria es suya;
porque la vida es larga y el arte es un juguete.
Y si la vida es corta
y no llega la mar a tu galera,
aguarda sin partir y siempre espera,
que el arte es largo y, además, no importa.

Invitados

Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 23/03/2010 a las 18:55 | Comentarios {1}




Así de sencillo lo he visto y me ha GUSTADO

(Ya sabes: si cliqueas en la palabra gustado -la que está en verde-sabrás el qué)

Invitados

Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 04/03/2010 a las 21:16 | Comentarios {0}


De Poemas Póstumos I (1923-1937). César Vallejo


Me moriré en París con aguacero
un día del cual tengo ya el recuerdo.
Me moriré en París -y no me corro-
tal vez un jueves, como es hoy, de otoño.

Jueves será, porque hoy, jueves, que proso
estos versos, los húmeros me he puesto
a la mala y, jamás como hoy, me he vuelto,
con todo mi camino, a verme solo.

César Vallejo ha muerto, le pegaban
todos sin que él les haga nada;
le daban duro con un palo y duro

también con una soga; son testigos
los días jueves y los huesos húmeros,
la soledad, la lluvia, los caminos...

Este poema siempre me recuerda a Luis Otero, mi viejo amigo. Si el poeta me lo permite, a él se lo dedico
.

Invitados

Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 19/02/2010 a las 13:54 | Comentarios {1}


1 ... « 25 26 27 28 29 30 31






Búsqueda

RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile