Inventario

Revista literaria y artística escrita y dirigida por Fernando Loygorri
Hoy por la noche. Autor desconocido.
Hoy por la noche. Autor desconocido.
21h. 59m.
Clamaba a los cuatro vientos por la paz en los cementerios, Si es el patio de los callados -decía- ¡Silencio! Más tarde se dieron las cifras de los muertos; siempre, a la misma hora, se daba la cifra de los muertos como si con esa puntualidad quisieran los funcionarios generar en las mentes de todos los ciudadanos con un medio de comunicación a su alcance, la sinapsis que relacionaría las 19 h. con el momento diario de la muerte
Los funcionarios por su parte se frotaban las manos. Un ujier -que se fue de la lengua en madrugada de alcohol y puticlub- comentó que en la planta 7ª de su Ministerio se escucharon varios ¡Hip, hip, hurra! ¡Hip, hip, hurra! mientras lanzaban al aire sus mascarillas. Funcionarios con funcionarios, funcionarias con funcionarias, funcionarias con funcionarios, todos en la planta 7ª del Ministerio -según el relato del ujier alcohólico- se empezaron a magrear encima de las mesas, en los despachos, en los urinarios, en los pasillos; se comían los coños y las bocas, se metían puños enteros por el ano y gritaban como si la planta 7ª fuera la selva, una selva de acero y cristal; selva de bolígrafos y tabletas; una selva de cables , de contraseñas, de programas que cubrían cientos y cientos de pantallas con números y números y números que se lanzaban unos a otros como si fueran vítores.
¡Qué hermoso y libre era el Apocalipsis en la planta 7ª! Apenas importaba ya que por las calles de la ciudad cientos de ciudadanos con bolsas de plástico transparente cubriendo sus cabezas, se dedicaran a la caza de sus semejantes para posteriormente hacerse con sus bienes y rebanarles el pescuezo. Todo se había teñido de rojo en la ciudad. Por las televisiones se retransmitía la masacre en otras partes del mundo. La orgía de sangre y codicia había por fin explotado.
Una de las imágenes que más gustaron fue la de unos encapuchados con bolsas de plástico transparente que rodean a un hombre que clama silencio en los cementerios y cómo uno a uno le van clavando estiletes en el cuerpo hasta que el hombre cae y vomita un nido de serpientes.

Narrativa

Tags : Apuntes Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 11/03/2020 a las 21:58 | {0} Comentarios



Nuevo comentario:







Búsqueda

RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile