Inventario

Revista literaria y artística escrita y dirigida por Fernando Loygorri

Mosquita muerta es el pseudónimo que utiliza Pablo Molviedro Ichaso -nodiscípulo aventajado de Isaac Alexander- para lo que él ha titulado Crónicas del presente, una serie de artículos sobre el mundo de hoy (sea lo que sea hoy/mundo/presente/crónica)


Marco Tulio Cicerón
Marco Tulio Cicerón

De repente el ultimo julio y en este último julio se me viene a las mientes mi nomaestro Isaac Alexander cuando me miraba tras mis ojos y gritaba, ¡Tienes que hacer añicos tus espadas de Damocles! Luego solía sulfurarse y lanzaba una de sus famosas diatribas, ¿Quién os dijo que hubiera que sufrir por esto o por aquello? ¿Qué puto Dios descendió hasta este canijo extremo del universo para introducir en nuestras mentes la idea de la culpa? Si hubiera un solo Dios que se hubiera permitido semejante debilidad, sería entonces un Dios de tercera regional, un Dios de mierda, un Dios digno de ser sodomizado -sin su consentimiento-por su reverso. No, los dioses nunca se ocuparon de la moral de los hombres; somos nosotros, débiles aún, mentalmente en pañales, los que creamos las condiciones del sufrimiento; sufrir es una opinión sobre la vida y esa opinión viene dada por los patrones de comportamiento que nos inocularon nuestros parientes en nuestra niñez y como nuestros parientes -al igual que la mayoría de nosotros- son unos putos descerebrados, generaron en nosotros nociones tales como sufrimiento, dolor, angustia, culpa, responsabilidad, esfuerzo, remordimiento, arrepentimiento, expiación. ¡Hay que hacer arder en las hogueras del olvido todas esas nociones! ¡Vosotros, los desdichados que generáis nuevos criaturas humanas para que vengan a pasarlo como el culo, al menos dadles la oportunidad de cierta actitud crítica creando improntas dialécticas -y no de ciega obediencia- en sus blandos cerebritos de cachorros listos para pasar un tiempo en el matadero! ¡Vosotros, débiles criaturas que queréis trascender transmitiendo vuestros genes mediante la única manera con las que se os puede engañar (un instante de placer. Tan caro se vende), tenéis la obligación moral de contarle a vuestros vástagos la leyenda de cómo se hizo añicos la espada de Damocles. Y les tendréis que hablar de Damocles y de qué metal estaba forjada la espada que sobre él pendía y qué circunstancias concurrieron para que llegara el día en el que aquel arma quedara convertida en arena de playa o ceniza de muerto o aire del mar. Ahora, también os digo, mis queridos nodiscípulos: sólo podréis inventar vuestra historia si antes os la contáis y os convencéis a vosotros los primeros. Miradme a mí, que me hice la vasectomía al cumplir los quince años, tras haber estado una noche con la bella Clara, a la que le comí el coño hasta tener agujetas en la lengua mientras ella arreciaba sus manos en mi polla y sorbía mi escroto como si fuera horchata. Estábamos en un granero que emanaba olores de heno y mierda de caballo. El coño de Clara olía a primavera y cuando estaba relamiendo sus labios menores se me vino al pensamiento la cabeza de nuestro hijo abriéndose paso por el canal del parto. Un hijo que se gestaría esa noche. Un hijo que vendría a morir y a sentir a lo largo de su vida sus propias espadas de Damocles y entonces queridas mías, mis queridas nodiscípulas, a vosotras especialmente me dirijo, me entró tan grande languidez que abracé a Clara y le rogué que nos estelirizáramos juntos para poder amarnos sin piedad. Ella me dijo si estaba gilipollas, que a qué venía eso, que siguiera comiéndole el coño y que me dejara de chorradas pero yo abandoné el granero -con sus olores de heno, primavera y mierda de caballo- y al día siguiente me fui a un médico al que le gustaba más el dinero que la ética y por un buen precio me hizo la vasectomía sin preguntar.
Hace mucho de aquella nolección. Aún le veo cómo nos miraba. Estábamos en Casa Mingo. Pidió más sidra. Y es hoy, casi treinta años después de aquella noche, cuando empiezo a sentirme preparado para contarme la historia de cómo se hizo añicos la espada de Damocles... y convencerme.
Firmado
Mosquita muerta

Invitados

Tags : Mosquita muerta Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 12/07/2019 a las 16:42 | {0} Comentarios



Nuevo comentario:







Búsqueda

RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile