Inventario

Página de Fernando Loygorri
Al describir a una mujer desnuda tocando el saxo
se redimió de una gran pesadumbre
(era una imagen tan elaborada que negaba, por principio, a Sallinger)
Se mantuvo callada, dispuesta a no mover la pierna ni un sola vez más, ni siquiera para llevar el supuesto compás
No duda de que las ciudades fueron bonitas
ni tampoco se niega a reconocer que es ella la que no ve la belleza en las cosas que son bellas
y aún así se sirve el ron con cierto desdén (u orgullo)
La magnolia, por ejemplo
o un gran canal de Suez
Sabe que se ha puesto los cascos para no escuchar 
que el verano conlleva ventanas abiertas
búsqueda de brisa
Sueña, ella, la panadería abierta de madrugada y el olor del pan recién hecho
Sueña la excitación del olor del pan recién hecho en la madrugada
gime, amoratada, mientras repiquetea con unas baquetas en un taburete de metal
Entonces se pregunta si la pregunta será la correcta
si hay algo más allá de la figura
o qué se esconde en la espesura
No hay elogio
sólo una libertad que se transmite (que tiene eco de narcisos ensimismados en su contemplación)
La intensidad de la lavanda
La búsqueda nada infructuosa de una pelota maciza de color naranja con pequeñas dentelladas
La intensidad del espliego y de la menta
y cómo va creciendo el axis mundi hasta convertir el universo en infinito 
Ahora queda ella tumbada en el sofá
mira las letras de una novela de Sciascia y se dice , ¿Por qué no?
La noche ha decidido hacerse larga

Ensayo

Tags : Atrofias Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 18/06/2018 a las 00:37 | {0} Comentarios


Florece cuando el viento ha dejado tras de sí una estela de último rayo de sol
Canta el Mastín de Culann sus misterios con Emer
y por el aire se eleva la capa que dejó sin asaetear un troyano odiador de Aquiles
Las muelas trituran el trigo
y se afana el buey en la noria en girar una vez más, una vez más
Es cierto que lejos se escucha la lepatata y genera ausencias inmensas más allá del anillo más externo de Saturno
No niega tendencia a cortarse las venas los sábados de junio
ni se atreve a sonreír hasta que no le implanten los paletos
(reírse sin dientes es como abrazar a la muerte) 
Y aún así corren por los campos arcaicos floridos
(mal que le pese a Nabokov y genere su crítica al Quijote
una especie de bilis que no atiende ironías
Qué gran boutade atacar al manco [una vez muerto]
Cómo debió de llamar la atención a los alumnos de los Colleges yankis la transgresión moderna del escritor moderno
¡Qué a gusto hay que quedarse tras destrozar El Quijote!
¡Qué raro que nadie le dijera que El Quijote tan sólo es genial por su constancia!)
una pastora y un pastor de senos y huevos colganderos
La noche ha caído sobre la calva última
El paisaje se ha convertido en una mancha parda
y él ha rumiado un título curioso en su cabeza

Ensayo

Tags : Atrofias Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 16/06/2018 a las 22:58 | {0} Comentarios


La aurora sangra y cae hacia el infierno 
El Viejo vuelve con los mendigos
El criado da instrucciones
Lo primero que tiene que hacer la aurora es rebelarse
y el viejo volverse joven
y convertirse en señor el criado
¿Quién es la Lechera?
Porque hay un joven frente a una ventana donde como siempre habita la causa de un amor
Tirita la sonata
se amalgama la valquiria con un poco de estragón
dicen, con razón, que Flaubert nació en Normandía
El Viejo le dice que es muy rico
(quizás ahora entre un Estudiante que conserve algo de pícaro español o deje mostrar sus cuarenta y siete mil dientes como buena criatura de Rabelais)
La Momia no ha hecho nada tan sólo vive en un armario
Así se aleja la verdad de Trapisonda
y se muestra como cierto un orbe en T 

Ensayo

Tags : Atrofias Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 16/06/2018 a las 00:23 | {0} Comentarios


Daría lo que fuera por ese dedal de oro
y más cuando ha visto en los predios del Ulster
las huellas cercadas de Cuchulain
Daría parte de su intestino por volver a hablar con ella
que se hundió en las fosas marianas
sin ser virgen, tras yacer con él, una noche de reyes en la que los premiaron con drogas fuertes
heroína era
(campos de amapolas, más allá de Irán, en una revuelta que las rocas daban sin ser vistas)
Daría la sensación de fe si con esa actitud consiguiera un aplazamiento
y le dijeran, Vuelve a tu patria, no nos hace falta que te parezcas ni por un segundo a Odiseo
Ya has hecho bastante con dejar tus cabellos alborotados
y con haber conseguido, sin haber hecho absolutamente nada, ser moreno cuando naciste rubio
Volaría sin alas
Entraría en la cueva de los murciélagos
cuando en el día duermen y sueñan el mundo bocabajo
e intentaría, sin con ello pudiera conocer la raíz de todo aquello, sentir sus manos como garras
y agarrarse al techo de la cueva y cerrar los ojos al mundo mientras la sangre le sube a la cabeza
y sueña el acto segundo de una obra inmortal
Daría su palabra (que es lo único que valora)
Daría los intervalos de su corazón
Daría la contracción de su sistema circulatorio
Daría la admiración por una vida (que no es la suya)

Ensayo

Tags : Atrofias Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 13/06/2018 a las 17:16 | {2} Comentarios


Documento 19 de los Archivos Póstumos de Isaac Alexander


Carrión de los Condes
un mes de noviembre de mil y novecientos tantos

Así camina por la meseta castellana Ximena enlutada
dicen, los que la oyen, que sus palabras son negras como alas de cuervo
y los que la han visto explican que viste con formas de garza
Ximena discrepa de su destino
y eso, le ha dicho la vieja trotaconventos, degenera en locura
Ximena responde con un ulular lento y abre los brazos como cigüeña que iniciara el vuelo al África
cuando el invierno llega a lo que aquí llamamos meseta y en otros lugares apodarían páramo
(hay grutas secretas, lombrices de tierra, una mujer gafa se camufla con la arena para no ser apedreada, San Lázaro sería si no fuera hembra; hay larvas de mosca en el intestino abierto de una corza y se palpa en el aire miasmas de cólera)
Ximena camina y sus bajos se enlodan
y clama en la noche por el amor que ama y al que amaría ver con la cabeza cortada
(ida discrepa de su destino y argumenta para sí misma la cabeza cortada del Bautista; la cabeza cortada del Bautista se repite y añade que reclinada en su almohada cada tarde)
Ximena enlutada clama al rey venganza
Ximena enamorada clama a Afrodita desvío de sus ansias
Así sorprende a Ximena el amanecer un día y otro día hasta el fin de los días que la vieron nacer  
 

Cuento

Tags : Escritos de Isaac Alexander Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 09/06/2018 a las 13:36 | {0} Comentarios


1 2






Búsqueda

RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile