Inventario

Página de Fernando Loygorri




calores de verano sin destino
sois la muerte del hombre
que amó el frío



 

Poesía

Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 06/06/2017 a las 00:04 | {0} Comentarios





Quiero ver el mar
y escuchar el silencio
entre dos olas

***

Allí en el desguace de automóviles
someterme al abismo
del mar entre dos olas

***

Silencio entre las grúas
en la noche sin luna.
¡Que está lejos el mar!



 

Poesía

Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 26/03/2017 a las 12:40 | {2} Comentarios


Nieve como filo de navaja
bajo la suela
Nadie en las laderas

Dime tu voz entre aquellos destellos malvas
y vuelve luego, ahogada,
¡Oh, eterna Ofelia mal amada!

Nieve que es hielo si se pisa
Nieve que ciega si se mira
Así te recuerdo
cuando paseas por la ciudad de Cervantes
como antes paseaste por mis alamedas

Llueve blanco
El viento sacude mi ira
Supuran por mi herida
océanos, pus, enredaderas

Golpeado el hombro
forzado el costado
gemí un dolor mundano

La tarde cayó sobre mí
y en mi frente posó
el final del fin

Nieve como filo de navaja
bajo la suela
Nadie en las laderas

Poesía

Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 28/01/2017 a las 19:39 | {0} Comentarios





Se dijo: en la penumbra de la pieza ellos dos lo iluminaban todo
Sabe su boca
También el alba, a veces, se pinta con rouge
Lejos: las olas
Grecia no fue como la imaginaba Goethe
Tampoco este amor es como lo imaginaba él
La llanura hace un quiebro al fondo
Hay un escultor que pide a Afrodita el milagro de la carne en el mármol
dicen que la diosa se lo concedió
La carne en el mar de Alborán
como un paisaje de Oz se atribuye el milagro y el dos
Sabe el sostén
Sabe la baya (una miniatura roja al fondo)
Los días pasan
Diciembre es frío

 

Poesía

Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 08/12/2016 a las 13:23 | {0} Comentarios


He estado en la azotea del rascacielos más alto de la ciudad y sin embargo el horizonte me seguía pareciendo en exceso vertical.
He mirado hacia abajo -encaramado con toda la desolación del hombre maduro en la barandilla- y el hormigueo de una calle de ocho carriles -tráfico de hombres y máquinas- me ha sugerido Bosco.
He vuelto el oído a viejas melodías, aquéllas de la juventud y he sonreído con cierta tristeza por lo poco que he aprendido en el viaje.
Me he mirado -aún en lo alto del rascacielos más alto de la ciudad- las cicatrices de mi barbilla, la de mi mano izquierda, la del vientre, en su costado derecho, la de la corva derecha, la que recorre la tibia y aquélla que anuló para siempre el triple juego del tobillo. El viento -mi querido Bóreas- ha difundido por el aire el polvo del suelo y yo he creído soñar una vez más con alas de ángeles y vuelos de grullas.
He estado esta mañana contemplándome las manos.
He estado esta mañana acariciándome el cabello.
He recorrido con melancolía una canción de Leonard Cohen  y me ha sorprendido la liberalidad de Goethe en su Fausto.
He estado en el parque viejo, el que ya es ruinas, a las afueras de mi ciudad donde los rastrojos son festín de hormigas y quedan en un banco carcomido por las lluvias los pétalos podridos de una margarita.
He estado paseando entre restos de estatuas y junto a la representación en piedra de una Helena he recordado los versos del señor Troncoso, En tus labios brilla una sonrisa/que penetra en lo más hondo de mi ser.
La noche en lo alto del más alto de los rascacielos de la ciudad.
Las nubes malvas de los últimos días de noviembre.
El surco que el arado.
El sol a mis espaldas lagrimea en mi piel.
Sé que nunca amé en exceso al sol. Lo sé desde aquí arriba.
Ahora he de bajar. Todo acaba por cerrarse en el mundo real. Tan sólo el mundo imaginado permanece abierto siempre, sin horarios. La rueda acaba por cerrar. La fragua se apagará más pronto que tarde. La ausencia desvelará su misterio -y quedará por lo mismo cerrada a cal y canto-. La mina será inútil. El metal generará su herrumbre. El asno volverá a ser hombre tras las rosas.
Ahora he de bajar, yo que estaba en la azotea del edificio más alto de la ciudad. He de bajar y he de mirarme en el espejo que hace chaflán. Luego compraré unos torteles y volveré a recordar los días turbios de la niñez.

Poesía

Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 01/09/2016 a las 12:04 | {0} Comentarios


1 2 3 4 5 » ... 24






Búsqueda

RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile