Inventario

Revista literaria y artística escrita y dirigida por Fernando Loygorri

Se desquitará en enero. Así lo ha decidido mientras pela cebollas para hacer nanas y poder llorar a gusto sin tener que dar explicaciones. Sí, sí, explicaciones -masculla por lo bajo como hacen las personas que viven solas el mundo y que a él se enfrentan solas-, ¿por qué habrá que dar explicaciones? ¿Por qué tantas veces ve llorar la alegría? Porque la alegría -masculla en su sencillo discurrir- no se llora, se ríe.
Mira la cazuela. Mira el fuego que ella ha hecho con sus manos y masculla, ¿Por qué se nos compara con serpientes? ¿Por qué nos temen?
El día parecía que iba a ser bueno. No ha sido así: atiza el frío, sopla el viento y a lo lejos parecen venirse racimos de nubes preñadas de jugo. Sangre debería llover -masculla-. Sangre de hembra debería caer -masculla- mezclada con escamas de serpiente. Así se dice cuando echa las cebollas en la cazuela y deja que empiecen a cocerse mientras ella se dirige a la mesa de mármol de la cocina donde le espera, sin pelo, una cabeza de jabalí.
No, no son nuestros pechos, no es nuestra voz ni son nuestras manos, ni es el lugar desde el que nace el mundo. Esos accidentes del cuerpo son sólo la apariencia de algo que permanece intacto desde que nos erguimos: nosotras creamos -cocida a fuego muy lento- la idea de individuo.
Que se cueza el mundo. Que se cueza ya tenga yo la piel del armadillo o la de una yegua alazana. Lágrimas de cebolla. Quizá cuando llegue mayo haga una olla podrida.
 

Ensayo poético

Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 08/04/2022 a las 13:47 | Comentarios {0}


Hoy

Iba por el camino. Lo he pensado. Son largos los caminos y los pensamientos se hacen largos. He considerado. He llegado hasta una cima. Montañas al fondo. Desde allí, como si de repente la encontrara, he saludado a Caroline. Bonjour, Caroline! El mundo devastado no existe tan arriba, donde hay tanto silencio y tanta vida. El mundo devastado siempre es el infierno y hasta ese otro tipo de infierno que es el Hades en lo profundo está, hay que descender para llegar hasta él. Por eso quizá Petrarca en el Mont Ventoux intuyó el Renacimiento. Desde las cimas...

Hay que andarse con cuidado en estos tiempos. Lo dice el aire que respiramos. Lo dice esa calma tensa, esa mar de fondo que parece cercar todas las costas; todo en cualquier punto del planeta... como si un gran avispero hubiera sido destapado y de él, desde las profundidades de cualquier idea de infierno, salieran a borbotones, a miles, a millones, avispas y más avispas y más avispas.

El día es hermoso y terrible. Cada vez profundizo más en la comprensión real de la idea de que el tiempo no existe como dimensión sino como destino. Lo que lo científico, como forma de interpretación del mundo en todo mensurable, llama tiempo es para otras formas racionales de interpretación del mundo -Goethe, su Fausto- la idea de destino. Escribo: araño la posibilidad de alcanzar una interpretación verosímil de este axioma de Spengler.

Hay muchas guerras.. ¡Qué bueno sería un poco de silencio y vida!.. una cima...
 

Ensayo poético

Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 05/04/2022 a las 20:20 | Comentarios {0}


Auf dem Segler de Friedrich Caspar David. 1818-1820
Auf dem Segler de Friedrich Caspar David. 1818-1820

No sólo es la historia dinámica... Herder zarpa y con él se diría que se gesta... No es el individuo... se sea individuo si realmente es posible que se sea... No es sólo atreverse al mar y mirar el abismo. También es la fe abramánica en la posibilidad del amor.

Podría darse una distorsión cuántica que variara el curso de los destinos.
También se podrá afirmar: en nuestra física decir lo horizontal absoluto o lo vertical absoluto en un eje de abscisas y ordenadas, no tiene sentido.

Transgredir la sintaxis.
Ensayar como juego.
Estos idus de marzo cumplieron con su dios.
 

Ensayo poético

Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 29/03/2022 a las 18:22 | Comentarios {0}



...los álamos.
La calavera que ha nacido de la búsqueda en el claroscuro.
Irse muy lejos.
Volver...

Hay que detenerse
Buscar las pelotas que se sumen por sumideros por los que el agua se asilvestra
                                                                                          [sin saberlo...
La física
del pezón en invierno...

No llego más allá
No es el próximo minuto
Sería, quizá, un instante más de madera...
lo que no queda del dórico

Hurgar
Sacudirse...
Los últimos vientos resultaron
rojizos

Más allá,
más, más allá...
menos aquí,
menos, menos aquí

Fue sólo la silueta
(también silueta la primera sensación de su mano)
su tacto en mi pubis
tan cercano al canto... 
 

Ensayo poético

Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 29/03/2022 a las 17:09 | Comentarios {0}



Verte y comprender y a partir de ese momento dejarme ir por las nubes que me están volviendo loco y por esa capa de un gas que me está apretando el corazón, que me está llevando hasta el fin, donde debo llegar, donde debo mirar; verte y comprender me llena de un terror al que le sobra todo adjetivo. Palabras/concepto. No, no más. Realidad de la cosa viva: estar aquí, recordar a Thoreau. No ser Thoreau. Estar aquí, en el destierro rodeado de belleza. Caminar y al mirar y al girar sobre el mundo, sobre mí, la tarde que es muy gris, la ciudad, lo que sé de ese sustantivo porque yo nací en una ciudad de occidente, yo, que no existo, que soy eso, lo otro, aquí arriba, haciendo el fuego cuando el frío aprieta mucho y dibujando paisajes poblados de seres humanos que ante todo ven; verte y comprender, escribo, y leo: me parece que con el tul blanco tiene un aspecto demasiado etéreo; verte y comprender que el tiempo es sinónimo de sino sólo para no echar la vista atrás, para no quedarme atado de pies y manos como aquellas santas de la mediana edad que eran quemadas en la plaza pública por el bien de la multitud; verte y comprender que la tristeza tiene sentido y es digna de ser vivida; verte y comprender que aunque el fracaso, probablemente, sea un impostor, tiene una apariencia de atmósfera que lo puede llegar a invadir todo como una peste caída de los aires; verte y comprender: el perro duerme, se escucha la música mediante medios inauditos hace sesenta años, por fin llueve y reconozco.
 

Ensayo poético

Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 21/03/2022 a las 19:01 | Comentarios {0}


1 2 3 4 5 » ... 8






Búsqueda

RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile