Inventario

Página de Fernando Loygorri
Volverá limpio y cuando diga que a lo lejos se veían las costas de un mar innominado, creedle
Volverá tras haber deducido en cada una de sus imágenes el símbolo, creedle entonces
Volverá casi desnudo (desnudez simbólica) y olerá por fin a él
Si queréis, caminad a su lado
ponedle la mano en el hombro
sonreídle un poco
cuando os ofrezca cobijo del sol con la sombrilla al amparo de la cual hizo el camino
Aunque no escriba un Libro Rojo, creedle
Aunque no asegure ningún milagro, creedle (de hecho creedle más por eso)
Porque no contará ninguna estancia en ningún desierto, creedle
Porque no habrá descubierto ningún rezo, creedle
Si lo veis llorar
será por un aire que se elevó del sueño
Si lo veis llorar de nuevo
será por ausencias
Si aún lo veis llorar una tercera vez
será por la cachimba que reposa sin tabaco en la mesa que siempre fue suya
Amanecerá y él estará leyendo
Junto a él, atónito, un café negro
y cerca, esperando su momento, unas tostadas de tomate y queso
Será al alba, dirán quienes lo vean
Será hermoso como la juventud de un chico que anduviera por las orillas de una playa mientras piensa en la boca de la amada
Será una destrucción sin amor
O la espada que reposa por siempre en la tumba del guerrero
Si lo veis, llamadle, os lo ruego
Si camina a vuestro lado, ofrecedle vuestras manos
Luego en la noche, tinieblas el mundo, dejaos mecer por su recuerdo
porque llegaréis a poder contar, Hace mucho, mucho tiempo...
Creedle
porque está solo
Creedle
porque no pide
Creedle
porque es valiente
Creedle
porque se ríe
Ya se va, ya, ya se ha ido

Ensayo

Tags : Atrofias Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 29/05/2018 a las 22:18 | {0} Comentarios








Búsqueda

RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile