Inventario

Página de Fernando Loygorri
¿Fue después del tiempo de los conciertos?
¿Fue cuando saliste de la cueva y miraste el sol de frente?
¿No habrías llegado a los treinta?
¿Cuándo comenzaste a darte cuenta?
¿Fue selección natural tu asco, gradual y sin restos fósiles intermedios?
¿Fue un día imprevisto, volvías de nadar y fue la iluminación que se marca a fuego en tu piel como un estigma?
¿Cuándo, cuándo sentiste palpitar como verdad dolorosa el pensamiento: humanidad de mierda?
¿Fue la feria que te cambió?
¿Sentiste alguna vez un pensamiento diferente por el rebaño?
¿Cuándo empezó a emocionarte de una forma casi perversa el que otro fuera amable?
¿Hasta dónde aguantarás?
¿Cómo fue que sintieras miedo a la venganza inmediata?
¿Fue este siglo XXI que se inicia con una vuelta a morales represivas?
¿La ideología influye tanto en la vida cotidiana?
¿Por qué la amenaza cuando nadas de que al sacar la cabeza para tomar aire te encontrarás con una escopeta de cañones recortados apuntándote entre los ojos mientras otro abre en canal a tu perro con un machete de filo dentado?
¿El terror al otro se ha ido alimentando?
¿Esa es la labor de los medios de propaganda de masas: televisión, radio, prensa, arte, literatura?
¿Quisieras entonces el desierto?
¿Debes dirigirte al desierto?
¿Qué desierto?
¿No es prácticamente imposible que en uno de esos lugares no te encuentres también con alguien?
¿No sería posible que te condenaran a permanecer esposado a otro durante dos años?
¿Fue cuando imaginaste la vida de otra forma?
¿Es porque no puedes abandonar las enseñanzas de Platón?
¿Por eso buscas?
¿Por eso nadas?
¿La inquietud nace en la infancia?
¿El abandono genera asco?
¿La soledad se aprende y una vez aprendida es la mejor compañera?
¿Vas a volver y te vas a comportar como te exiges a ti mismo?
¿Te servirá de algo poner fechas?
¿Qué son esas fechas geológicamente tomadas? 
¿Entiendes tu nada desde el punto de vista de la geología?
¿Entiendes la nada humana desde el tiempo de las piedras?
¿Entiendes tu desesperación por nada?
¿Serás fuerte, querido?
¿Vivirás en el avispero sin utilizar tu aguijón?
¿Me dejarás sugerirte que pienses en los colores de la tarde
también la belleza del vuelo del vencejo
y la maravilla biológica del ojo del águila?
¿Te puedo animar a que fijes tu atención
en la creación y el sonido de las palabras?
¿Me dejas guiarte al tacto de las páginas de los libros
y al olor de la tinta (el de cuando los libros se imprimían en imprentas)?
¿Coges mi mano para que te pueda llevar al camino de la montaña
donde crecen esas plantas que tiene ese color azul verdoso
y por el que corretea el conejo ajeno a la carrera del perro?
¿Me dejas trazarte un mapa del tesoro?
¿Me dejas escribirte un laberinto?
¿Te gustaría el abrazo de un hombre bueno?
¿Quieres, quieres aguantar un poco más?
¿Por el sabor de los limones?
¿Por la piel de su mano? ¿Por volver a mirar su mirada?
¿Haces la paces?
¿Expandes los pulmones?
¿Me dejas guiarte -alma atormentada por la mendacidad humana, humano tú también, carne de palabra- por la senda de los elefantes?

Ensayo

Tags : Atrofias Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 19/08/2018 a las 11:49 | {0} Comentarios








Búsqueda

RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile