Inventario

Revista literaria y artística escrita y dirigida por Fernando Loygorri

*Incluyo este texto de Isaac Alexander -que hace el documento 20 de sus Archivos Póstumos- en esta serie de Atrofias porque, aún siendo una carta escrita a su sobrino apodado Pseudo Lucilo, tiene un aire de carencia que me recuerda a mí.
Está escrito en un mes de noviembre de 1960 en un pueblecito madrileño del que no dice el nombre aunque varios de sus biógrafos, entre ellos Siriade, aseguran que se trata de Galapagar.


No te abismes, querido, como cuando el rey Lear asistió a su propio cosmos en ruinas,
las ideas de los críticos son ideas de hombres que han vivido
no son Verdades Absolutas aunque en algunos mucho haya de Verdad
La vida no da para más
ni aunque vivamos ciento cuarenta años dará para más
Si quieres pertenecer al canon hazte canónigo (bromearía diciéndote que canónigo vegetal no eclesial)
pero como no estás para bromas habré de soslayar el rubor que me producen las ideas indiscutibles
(aunque como tú haya sido educado en las jerarquías y en esa moral de lo Bueno y lo Malo, lo Excelso y lo Vulgar
con toda la gama que se le quiera otorgar entre un término y otro)
o como cuando el amigo afirma que el artista -pon aquí el nombre de cualquier genio- es inalcanzable para él
Todo eso ya terminó
Es lo que tiene el Ocaso
En todo caso disfruta de la propia literatura del crítico
porque al fin y al cabo todo acaba siendo literatura (quizá no todo sea literatura de imaginación pero casi, si no sí...)
y cuando leas en sus líneas entusiasmo y conocimiento
no te alteres de sus verdades, su teoría del agón en la literatura o la supremacía de unos sobre otros
ni te cause extrañeza que el gran Samuel Johnson afirmara que quién va a escribir literatura si no gana con ello sus buenos cuartos
Todo cabe en la viña del Señor Mercantil cuyo adalides siempre fueron los Anglos
Y si te sientes imbécil por escribir sin remuneración
el problema está en ti, no en la afirmación del moralista inglés
¡Ah, gran siglo el XVIII!
Llámate si quieres idealista
o apúntate a la Escuela del Resentimiento
y grita vaciedades como evacuas tu mierda cada mañana
Naufragios ocurren cada día y sus restos se agitan como alitas de colibrí en islas aún desiertas
¡Conquístalas!
Ve, ¡oh querido! y no sueltes prenda
que luego llegan los críticos y te aprietan los testículos para que les encuentres tus vetas
¡Cucufato mío!
¡Perdigoncillo!
¡Guardés de juguete!

Ensayo

Tags : Atrofias Escritos de Isaac Alexander Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 15/08/2018 a las 11:08 | {0} Comentarios


Si el átomo, si el átomo
Si fuera el átomo el que encandila
Yo gritaría la sinfonía del átomo
me regaría de ellos, los bebería como quien bebe los vientos
y luego soñaría con vencejos/átomos, con escuelas/átomos, con espasmos/átomos
Hay en la escalera una rueda
en la rueda un guijarro
en el guijarro una mosquita aplastada
en la mosquita un último destello de sangre
en la sangre hierro, plasma, globulillos blancos y rojos
en los colores hay ondas
en las ondas espacio
en el espacio infinitud
en la infinitud grandeza
en la grandeza horizonte
y en el horizonte
Si fuera cierto, si fuera el átomo
No me desespero entonces
puedo escribir tela si quiero
y no esconder mis manos si la autoridad me exige que se las muestre
Siempre estarán llenas, rebosantes, infinitas de átomos
No hablaré de los cuatro elementos
Menos de los cinco que deben de abarcar mucha más infinitud
Sólo me refiero a la cola del cometa
a la siega de junio
a la vendimia de septiembre
al tiempo de los manzanos
a los almendros ahítos de frutos
o las cumbres coronadas de oro cuando el sol declina y la nieve las cubre
La soledad no es esto
Esto es claramente una antisoledad
si fuera siquiera por los parásitos que nos acompañan siempre,
huéspedes que se alojaron sin invitación
Si fuera una nube con cara de buey a la que llamé Apis
entonces los átomos me darían la razón
Si hablaran los átomos
Si los átomos rieran
Si cada átomo tuviera su faz
Haz la vista gorda, amor
Todo se reduce a un principio enano

Ensayo

Tags : Atrofias Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 13/08/2018 a las 16:59 | {0} Comentarios


No es cyborg
aunque sus brillos parezcan de metal
No airea su ira por una cuestión de testamentarías ni porque el alma haya amanecido nublada
No escucha tras él la locución de un deporte porque sea agón
Tan sólo se lamenta del atraso
Llegará la lluvia, piensa
Crecerán los niños, piensa
Su vejez se convertirá en una rémora para alguien
si antes no acierta a honradamente suicidarse
Sólo que hoy está en plenitud y el aire no quema
No es cyborg y tiene prótesis
Sueña bajo los pinos la lluvia de estrellas
y el polvo no le sugiere un rayo que esclarezca nada
Tiembla el Universo a cada instante
Se mantiene firme el quark en su rareza
La tumefacción de la escara le recuerda a su padre
como también se lo recuerda la brazada bien ejecutada
Sabe que al este, en breve, la luna surgirá morada
y que ese hecho anima en sus sinapsis un recuerdo adolescente
No es aún cyborg
No le importaría serlo
Tiene que hacer la maleta
El viaje será largo

Ensayo

Tags : Atrofias Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 12/08/2018 a las 17:35 | {0} Comentarios


Ha visto la última constelación
Tuvo, para conseguirlo, que atravesar el Laberinto
Más tarde se rapó el pelo, quedó calva y cuando el pelo empezó a nacer de nuevo
cerró los ojos y repitió un mantra Aum, Aum... empezaba
La madrugada fue propicia,
era la del día de las brujas del solsticio de invierno
aquel que se encuentra entre el  cuadrado de un número y el cubo de otro
-el único número, ¡el único! ¡el único número! el 26 que sigue al cuadrado de cinco y precede al cubo de tres-
el único número de todos los infinitos números con esa particularidad nada banal
La vio suavemente
La vio tras el cielo
La vio con la mente
La vio desnuda, bocarriba, brazos y piernas abiertas, bajo un suelo de arena, en el centro del desierto de Atacama
La vio mientras recitaba entre mantra y mantra la más hermosa metáfora que de Dios se haya hecho: 
Deus est sphaera infinita cuius centrum est ubique, circumferentia nusquam
Dios es una esfera infinita cuyo centro se halla en todas partes y su circunferencia en ninguna
Esta metáfora -piensa ella desnuda, abierta de piernas y brazos en el centro del desierto de Atacama- es una de las metáforas que conforman la historia universal (piensa -sin saberlo- como Borges pensó)
El cielo se hace inmenso
Ve la Vía Láctea y no puede dejar de sorprenderse cuando alcanza a ver desde la parte el todo
Andrómeda debe de andar por ahí
La colisión, pronto
No Picasso
No Einstein
No Loygorri
No Smith
No Johansson
No Li
No Tutu
No león (todos los leones)
No araña (todas las arañas)
No gen (todos los genes)
Viaje interestelar
Nueva brana
Tumbada y desnuda en el centro
del desierto de Atacama
Abiertos los orificios al mundo exterior
Suave alfombra de pelo es su cabello
En las fulguraciones del cielo ensueña un navío a vela
Tiene un orgasmo intenso como si la cola de un cometa durara mucho
El día lucha contra las sombras de la noche
Ella es bella como la contemplación del agua

Ensayo

Tags : Atrofias Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 11/08/2018 a las 11:37 | {0} Comentarios


Vuelo hacia ti y viajo
no sé decirlo de forma más adecuada
por la tarde quizá sí
por la tarde, en ese otro lugar, entre verde, ocre y azul
No sueño tu boca porque está aquí
ni necesito subvertir el orden de las palabras o la esencia de la vista para confirmar que tu cadera tiene un vaivén de habanera
Sé también que la revolución no está reñida con la democracia
(por más que se empeñen los conservadores)
y afirmo que en esas filas existen amapolas
En la mañana analicé con descuido el avance del sol
y cuando el agua se movió al compás del viento supe que la física de las cosas se puede medir
En la mañana cuando recordaba otros tiempos y los plasmaba
mientras una piña era desguazada, no temía al espacio ni me parecía que más allá de un agujero negro tenga que existir el Mal
El Mal puede ser líquido, tu boca no, tu sonrisa no, tus piernas no. Lo afirmo cuando han bajado varios grados y agosto se dulcifica y dejo de añorar latitudes nórdicas y el sudor se evade de mí y la tinta azul se seca pronto
Será en la mañana cuando pueda volver a contar
y al cerrar los ojos veré tu espalda que se hace grande como el cielo con nubes
Y subiré el Monte
y agarraré tus manos
¡La vela arde!
¡Qué importan los inventos!

Ensayo

Tags : Atrofias Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 09/08/2018 a las 12:34 | {0} Comentarios


1 2 3 4






Búsqueda

RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile