Inventario

Revista literaria y artística escrita y dirigida por Fernando Loygorri
El señor L. iba a cumplir los cuarenta y nueve años, tenía el rostro anguloso y gesto duro; sus ojos marrones y grandes miraban, en ocasiones, a la distancia de lo hondo; su nariz era aguileña; su boca larga tenía los labios casi finos; estaba cojo y usaba bastón para caminar. Su cuerpo tendía a la delgadez. Fuertes eran sus brazos. Fuertes sus manos. Su espalda fuerte.
El domingo París amaneció soleado. La sucesión de los acontecimientos entre ellos tenía algo de extraño y algo de dulce (extraño en cuanto lo que es, dulce en cuanto lo que se sabe; ante el hecho de que dos amantes nuevos -aunque viejos en relación al tiempo en que se conocían- que se encuentran por primera vez en París pasen el primer día en un cementerio y la mañana que ahora vamos a narrar les lleve a un espacio brutal y hermoso. Es como si constantemente y sin razón anduvieran buscando la vida y la muerte, insistimos, a un mismo tiempo. Porque si fue el señor L. quien propuso ir al cementerio sin tener conocimiento de que allí se encontraban los monumentos cuya contemplación tanto emocionaron a madame L., ella propuso ir ese domingo al Memorial de la Shoah donde había una exposición de un poeta rumano y judío, Benjamin Fondane, del cual el señor L. no había oído hablar. Como también buscaban la entrega y el abandono a un mismo tiempo. Como también la cercanía y la distancia). Esa mañana atravesaron la Seine por l'île Saint-Louis a través del pont Marie. Antes de entrar el señor L. se tomó un café créme en la rue François Miron, las campanas dieron las diez en una iglesia cercana -¿o eran las once? Aquel día los relojes de Europa se habían adelantado una hora-. Es cierto que se respiraba el aire festivo en los paseantes. Es cierto. En el 17 de la rue Geoffroy l'Asnier estaba la entrada. Medidas de seguridad extremas. Con toda la amabilidad del mundo.
Nada más atravesar la entrada un espacio al aire libre -quizás un antiguo jardín- estaba sembrado de losas de mármol de más de dos metros de altura y no más de sesenta centímetros de anchura donde estaban inscritos los nombres de todos los judíos franceses -o residentes en Francia en el momento de su deportación- muertos en los campos de exterminio. Losas de las lamentaciones. Los nombres ¿Fue ya cuando el señor L. sintió la empatía?
Entraron en la exposición de Benjamin Fondane y como ya había ocurrido la tarde anterior en Père Lachaise, madame L. y el señor L.se distanciaron.
El rostro de Benjamin Fondane es el rostro de un hombre, sencillamente. Sólo que el rostro de un hombre, sencillamente, adquiere en su geografía los accidentes del tiempo en que habita. De nuevo se encontraban en el recuerdo de un tiempo terrible, cuando el mundo se destrozó las tripas, se machacó los huesos, gaseó sus pulmones, arrasó sus ciudades, se vengó de sí mismo como un mal suicida y al final quedó devastado por los siglos de los siglos.
El señor L. sintió la congoja al leer el primer poema de Fondane, el cual le recordó al monólogo de Shylock en el Mercader de Venecia o quizá fueron las energías del lugar donde se encontraba si es que tales existen.
Madame L. estaba descubriendo a un poeta y su rostro. A medida que iba leyendo los poemas, viendo sus manuscritos, sus fotografías se fue quedando sin aliento y sintió el mismo deslumbramiento que tan sólo había sentido antes con Rimbaud, Maiakovsky y García Lorca. Se había olvidado por completo del señor L. cuando lo vio a lo lejos, de espaldas, apoyado en su bastón. El señor L. estaba mirando una nota escrita en un minúsculo trozo de papel en la que Fondane le pedía a un amigo, tras su detención por los nazis, que pagara el alquiler de la casa y atendiera en lo posible a su mujer. A madame L. le extrañó que el señor L. se mantuviera tanto tiempo frente a aquel trozo de papel. Se acercó a él. El señor L. estaba llorando. Ella pasó suavemente su mano por su hombro. El señor L. se alejó y se sentó de espaldas a ella. Madame L. continuó su recorrido. El señor L. no acertaba a recomponerse, las lágrimas siguieron su cauce durante minutos y cuando se detuvieron fue a su encuentro. Cuando le vio ella le dijo, Yo sería capaz de atravesar esta exposición, todo este espacio a la memoria de la Shoah con una sonrisa. El señor L. pensó pero no dijo, Así de cerca están el llanto y la risa.
Más tarde, sentado frente a una pantalla donde un testigo daba testimonio de su paso por los campos de exterminio, el señor L. pensó en la escatológica -en su sentido de primaria- pulsión entre Eros y Tanatos que desde su encuentro con madame L. se venía produciendo al unísono, al mismo tiempo.

Cuento

Tags : El viaje Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 06/11/2009 a las 09:27 | {0} Comentarios








Búsqueda

RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile