Inventario

Página de Fernando Loygorri
Dime, tú, Oráculo Norsur
si la contemplación de lo ínfimo
tendrá un valor añadido
No me detengas, no, déjame seguir
la lava no me quema porque estoy transida de exaltación, no herida
No me siento exón ni me apacigua en exceso la probabilidad de ser un segmento útil
Dime, dime, Oráculo Norsur si la sensación de ser un intrón
tiene algo que ver con las mareas y la influencia de la luna
Dime, tú que ves el pasado, si las bacterias conocían su tez blanca 
y si la simbiosis provocó en ellas (ya fueran espiroquetas o arqueas) 
el conocido sentimiento de melancolía 
La noche ha teñido mis huesos de un barniz marfileño
y ha bañado mi piel de reflejos dorados
El alba ha sorprendido a mis dedos jugando con mis hurgalios
y el sol ha reído al verme decorada con zafiros la boca
Ya no soñaba nada
El ciprés lejano elevaba su canto
La paloma torcaz era veterotestamentaria
Ululaba la lechuza a la hora del angelus
y saltaba el saltamontes entre dos zarzas ardientes
Cuando por fin descubrí que la autora de Génesis, Números y Deuteronomio era Betsabé
madre de Salomón y cortesana de pro en la ciudad de Jershalaim
hice trizas mis tesoros
y anduve el largo trecho que me separa de tu oráculo
con el vientre al aire y las manos abiertas
Lucía entre mis cabellos rábanos rojos
Sudaban mis axilas por todos sus poros
Exudaban mis pezones leche cuajada
como mandan los cánones de la no iniciadas
Así es que ahora, cumplidas todas las pruebas
ten a bien revelarme si en el principio hubo simbiosis
o si siempre fuimos (y seremos)
emanaciones cárnicas condenadas a un puto matadero

Ensayo

Tags : Atrofias Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 17/08/2018 a las 16:43 | {0} Comentarios


En su cadera está la suerte
Lo ha dicho sin tapujos en la asamblea ciudadana
y tampoco se ha cortado en advertir que la selección natural es ciega
Los caminos han dejado de ser inescrutables
Dios duerme un sueño infinito (ya lo hizo Vishnu en su tiempo... y nos soñaba... que no despierte... ¿que no despierte?)
La bruma, ha exclamado casi, casi en tonalidad de planto ya no guarda profecías
ni las sombras del mal se acuestan al alba
el mal ya está a todas horas
¡Ceniza! le han dicho
¡Aguafiestas! le han dicho
¡Vete a decir tus mamonadas al desierto! le han dicho
Ella ha obedecido
Ahora está en el desierto
en lo profundo de una duna
habla a la asamblea de los lagartos
de los peligros de las serpientes (las que están enterradas en la arena, ¡qué buen oído tienen!)
Ella, les dice, se va a ofrecer en sacrificio
Quiere que la devoren
Quiere que la muerdan
Quiere sentir cómo su sangre se emponzoña
Quiere adivinar el dolor siguiente
Quiere morir por todos los lagartos
ya que ellos, de natural, huyen de la muerte como de la peste
¡oh -piensa- que poco expresan sus miradas!
¿Agradecerán mi entrega?
¿Sabrán que también late mi corazón y que soy de sangre caliente?
¿Habrán discurrido alguna vez que hay especies que tenemos alergia al sol o que nos volvemos locas si somos apartadas del rebaño?
Yo no quiero pastor ni perro pastor quiero. No soporto la palabra grey y cuando escucho manada vomito
Esa es la cuestión, queridos
Prefiero las serpientes y sus odios
Una asamblea de lagartos es para mí el lugar más grato
Daría mi vista por ser murciélago y el tacto daría por ser un pedacito de krill en las islas Orcadas del Sur
Pienso Antártida y estoy en Sáhara
¡Lagartos, lagartos queridos
divertíos!
Yo me entrego ya, antes de que el sol se enfurezca y rabie de rojo
Sé que están ahí, quietas bajo mis plantas,
esperan que me mueva para mostrarme en sus lenguas
la bifurcación del mundo
Soy ara y cuchillo de obsidiana

Ensayo

Tags : Atrofias Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 16/08/2018 a las 16:55 | {0} Comentarios


*Incluyo este texto de Isaac Alexander -que hace el documento 20 de sus Archivos Póstumos- en esta serie de Atrofias porque, aún siendo una carta escrita a su sobrino apodado Pseudo Lucilo, tiene un aire de carencia que me recuerda a mí.
Está escrito en un mes de noviembre de 1960 en un pueblecito madrileño del que no dice el nombre aunque varios de sus biógrafos, entre ellos Siriade, aseguran que se trata de Galapagar.


No te abismes, querido, como cuando el rey Lear asistió a su propio cosmos en ruinas,
las ideas de los críticos son ideas de hombres que han vivido
no son Verdades Absolutas aunque en algunos mucho haya de Verdad
La vida no da para más
ni aunque vivamos ciento cuarenta años dará para más
Si quieres pertenecer al canon hazte canónigo (bromearía diciéndote que canónigo vegetal no eclesial)
pero como no estás para bromas habré de soslayar el rubor que me producen las ideas indiscutibles
(aunque como tú haya sido educado en las jerarquías y en esa moral de lo Bueno y lo Malo, lo Excelso y lo Vulgar
con toda la gama que se le quiera otorgar entre un término y otro)
o como cuando el amigo afirma que el artista -pon aquí el nombre de cualquier genio- es inalcanzable para él
Todo eso ya terminó
Es lo que tiene el Ocaso
En todo caso disfruta de la propia literatura del crítico
porque al fin y al cabo todo acaba siendo literatura (quizá no todo sea literatura de imaginación pero casi, si no sí...)
y cuando leas en sus líneas entusiasmo y conocimiento
no te alteres de sus verdades, su teoría del agón en la literatura o la supremacía de unos sobre otros
ni te cause extrañeza que el gran Samuel Johnson afirmara que quién va a escribir literatura si no gana con ello sus buenos cuartos
Todo cabe en la viña del Señor Mercantil cuyo adalides siempre fueron los Anglos
Y si te sientes imbécil por escribir sin remuneración
el problema está en ti, no en la afirmación del moralista inglés
¡Ah, gran siglo el XVIII!
Llámate si quieres idealista
o apúntate a la Escuela del Resentimiento
y grita vaciedades como evacuas tu mierda cada mañana
Naufragios ocurren cada día y sus restos se agitan como alitas de colibrí en islas aún desiertas
¡Conquístalas!
Ve, ¡oh querido! y no sueltes prenda
que luego llegan los críticos y te aprietan los testículos para que les encuentres tus vetas
¡Cucufato mío!
¡Perdigoncillo!
¡Guardés de juguete!

Ensayo

Tags : Atrofias Escritos de Isaac Alexander Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 15/08/2018 a las 11:08 | {0} Comentarios


Si el átomo, si el átomo
Si fuera el átomo el que encandila
Yo gritaría la sinfonía del átomo
me regaría de ellos, los bebería como quien bebe los vientos
y luego soñaría con vencejos/átomos, con escuelas/átomos, con espasmos/átomos
Hay en la escalera una rueda
en la rueda un guijarro
en el guijarro una mosquita aplastada
en la mosquita un último destello de sangre
en la sangre hierro, plasma, globulillos blancos y rojos
en los colores hay ondas
en las ondas espacio
en el espacio infinitud
en la infinitud grandeza
en la grandeza horizonte
y en el horizonte
Si fuera cierto, si fuera el átomo
No me desespero entonces
puedo escribir tela si quiero
y no esconder mis manos si la autoridad me exige que se las muestre
Siempre estarán llenas, rebosantes, infinitas de átomos
No hablaré de los cuatro elementos
Menos de los cinco que deben de abarcar mucha más infinitud
Sólo me refiero a la cola del cometa
a la siega de junio
a la vendimia de septiembre
al tiempo de los manzanos
a los almendros ahítos de frutos
o las cumbres coronadas de oro cuando el sol declina y la nieve las cubre
La soledad no es esto
Esto es claramente una antisoledad
si fuera siquiera por los parásitos que nos acompañan siempre,
huéspedes que se alojaron sin invitación
Si fuera una nube con cara de buey a la que llamé Apis
entonces los átomos me darían la razón
Si hablaran los átomos
Si los átomos rieran
Si cada átomo tuviera su faz
Haz la vista gorda, amor
Todo se reduce a un principio enano

Ensayo

Tags : Atrofias Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 13/08/2018 a las 16:59 | {0} Comentarios


No es cyborg
aunque sus brillos parezcan de metal
No airea su ira por una cuestión de testamentarías ni porque el alma haya amanecido nublada
No escucha tras él la locución de un deporte porque sea agón
Tan sólo se lamenta del atraso
Llegará la lluvia, piensa
Crecerán los niños, piensa
Su vejez se convertirá en una rémora para alguien
si antes no acierta a honradamente suicidarse
Sólo que hoy está en plenitud y el aire no quema
No es cyborg y tiene prótesis
Sueña bajo los pinos la lluvia de estrellas
y el polvo no le sugiere un rayo que esclarezca nada
Tiembla el Universo a cada instante
Se mantiene firme el quark en su rareza
La tumefacción de la escara le recuerda a su padre
como también se lo recuerda la brazada bien ejecutada
Sabe que al este, en breve, la luna surgirá morada
y que ese hecho anima en sus sinapsis un recuerdo adolescente
No es aún cyborg
No le importaría serlo
Tiene que hacer la maleta
El viaje será largo

Ensayo

Tags : Atrofias Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 12/08/2018 a las 17:35 | {0} Comentarios


1 2 3 4 5 » ... 350






Búsqueda

RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile