Inventario

Revista literaria y artística escrita y dirigida por Fernando Loygorri
¿Cuántos espejos harán falta, Marilyn?
¿Cuántos espejos harán falta, Marilyn?
301.- Sólo algunas veces siento el peso del Poder sobre cada uno de los hombros de los sometidos.

302.- Lo pavoroso del Poder es su falta de fraternidad.

303.- Biopolítica. Foucault.

304.- La peste de 1348 supone en la conciencia occidental una gran fractura histórica. Se pierde la armonía entre razón y fe. Es un periodo de desgracias y calamidades sin ninguna síntesis filosófica que sirva de protección. La muerte produce terror; la enfermedad, escándalo; la arbitrariedad del cosmos, estupor (Salvador Pániker. Asimetrías. 2008) ¿Qué supondrá esta peste? ¿Qué utilización afraterna aplicará el Poder? ¿Qué nueva represión sobre nuestros cuerpos? ¿Qué sofisticada utilización de nuestros cuerpos?

305.- No hay héroes en esta situación. No es una guerra. Ni tan siquiera las muertes son excesivas si las comparamos con otras muertes que año tras año se producen entre los más pobres del planeta.

306.- La doctrina neoliberal del shock se basa en tres patas: una pata médica, una segunda pata económica y una tercera pata política. Años 2001, 2008, 2020. Hitos de las tres patas.

307.- Vigilar y castigar. Sin pausa pero también sin excesivo rigor. Un terror bien administrado. Un gotero de terror administrado por la delicada mano de una enfermera vestida con uniforme verde compuesto de camisa y pantalón.

308.- ¿Qué supone el temor a juntarnos?

309.- Anteayer mi perro estornudó y varias personas se volvieron asustadas.

310.- Probablemente sea infantil pensar en extrañas maniobras de virus creados en laboratorios ubicados en los sótanos de pulcras maternidades alemanas. Lo que no lo es es preguntarse sobre las consecuencias del control tecnológico de los individuos.

311.- La vida sigue.
Los aforismos que van desde el nº 301 al nº 311
-y que se compendian bajo el título de Aforismos (30)-,
son todos responsabilidad del director y autor de esta revista
 

Ensayo

Tags : Aforismos Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 11/05/2020 a las 18:39 | {0} Comentarios


De construcciones. Fotografía de Bellocq (ca. 1909)
De construcciones. Fotografía de Bellocq (ca. 1909)
291.- El presente en cuanto tal me interesa poco como motivo de análisis.

292.- El análisis del presente sólo se puede hacer desde la estadística y  la estadística es la domadora de una de las variables esenciales de la vida: el azar.

293.- Versus Plotino y versus Hegel, soy de los que piensan que ni la Historia ni las historias tienen sentido alguno (sentido en muchas de  sus acepciones y entre ellas la que se entiende como dirección). NI siquiera soy especialmente proclive a la moderna mitología científica.

294.- El covid-19 es unos de los primeros golpes fuertes contra la mitología científica... y tendrá sus consecuencias.

295.- También tendrá consecuencias el utilizar un lenguaje bélico para tratar sobre un virus.

296.- También tendrá sus consecuencias el que a las urgencias donde son derivados los contagiados por el covid-19 se le llame en la jerga hospitalaria circuito sucio. Por supuesto a las urgencias normales se las denomina circuito limpio.

297.- Sería interesante que esta epidemia -el término pandemia es una hipérbole- tuviera un sentido, no tanto porque le diera la razón a Plotino y a su secuaz Hegel- sino porque a mí vendría muy bien como relator. Sentido por ejemplo que supusiera una revolución de Gaya contra el hombre. A mí sólo me está produciendo un engorde de mi misantropía.

298.- Libro: La doctrina del shock. Quizás este nuevo golpe del neoliberalismo, esta nueva sacudida de terror, se vuelva en su contra. En vez de ¡a los caballitos! ¡a los caballitos! vayamos ¡a por el Apocalipsis! ¡a por el Apocalipsis!

299.- Fuego y cenizas. Absoluta destrucción. Muerte absoluta y si es posible que no quede vestigio de lo humano. Tierra sin observador. ¿Dónde, entonces, Schrödinger?

300.- ¡Miau!
Los aforismos que van desde el nº 291 al nº 300
-y que se compendian bajo el título de Aforismos (29)-,
son todos responsabilidad del director y autor de esta revista
 

Ensayo

Tags : Aforismos Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 02/05/2020 a las 22:42 | {2} Comentarios


Esta variación está basada en la Carta que le escribe Filis a Demofonte y que es la segunda del libro de Ovidio


Filis y Demofonte de Edward Burne-Jones 1881
Filis y Demofonte de Edward Burne-Jones 1881

Cuando Filis de Ródope se queja a Demofonte por haber faltado a su promesa, me siento cercana a ella. También tú, Amigo, me juraste volver antes de un mes, no sé si hiciste referencia a la luna o si, olvidados nuestros antepasados y sus formas de contar el tiempo amoroso, miraste un calendario y dijiste por ejemplo, De aquí en veinte días volveré... o cosa parecida. Y así comenzaron a pasar los días y como ocurre con toda mujer enamorada desde los tiempos de Penélope -y seguramente antes-, se tarda en creer lo que duele creer como tan bien lo expresa Ovidio. Por ti, Amigo, me he engañado a mí misma y me he dicho que probablemente estabas atrapado en una ventisca en las montañas de Tracia o quizá, navegando el Orinoco, habías dado con una tribu desconocida y estabas por mor de tu curiosidad aprendiendo sus costumbres y su lengua y en esa elucubración me decía, ¡Oh, tonta mujer enamorada! que el jefe de la tribu, un Teseo cualquiera de nombre impronunciable, te retenía para sí o para alguna de sus hijas. ¡Ah, sus hijas! Sus hijas... Luego, en noches de insomnio, empapadas las sábanas de lágrimas y sudor, febril, sentía un terror que te absolvía pues pensaba que habías naufragado en ese mismo río y yacías ahogado teniendo como lecho de tu muerte su lecho de guijarros o te habías despeñado y yacías en lo hondo de un barranco con las articulaciones dislocadas y el cráneo atravesado. Como sufría entonces, sí, cómo sufría pero menos que cuando te imaginaba en manos de una india, a merced de sus caricias, en un bohío, teniendo como manto un cielo profusamente estrellado.

Si este fuera el caso, dime tú ¿qué mal te he hecho sino darte cobijo entre mis pechos? Y si fueran delitos los cometidos por mí, éstos serían haber creído tus juramentos, haber aceptado tus lisonjas, haber fiado mi vida a tu vuelta. Sí, te creí porque me lo juraste por tus antepasados. Recuerda, me juraste por tu abuelo -que era a quien tú más querías y respetabas- que volverías. ¿Es tu abuelo Poseidon? Responde. Responde, Amigo ausente. Y antes de marchar, en el umbral de mi puerta, con los ojos encendidos aún por el ardor de la noche pasada, juraste volver por Afrodita, diosa del amor, por Hera, protectora de los esposos y por Demeter, mater amantísima. Ruego que las diosas no se hayan ofendido por tu promesa incumplida porque de no ser así, ahora debes de estar sufriendo los más terribles castigos.

He sido víctima de tus engaños, de ésos que urdís los hombres para llegar a desnudar a las mujeres y hacerlas vuestras para saciar vuestros apetitos y después -restos de un banquete- dejarnos abandonadas como se hace con las migajas que quedan sobre el mantel. Yo también como Filis, elevo una plegaria a los dioses para que éste sea el colmo de tu gloria y por esa gloria se te erija una estatua en cuyo pie una leyenda rece: Éste es el que trato a su Amada como despojo de banquete.

Aún con todo no puedo dejar de amarte. No puedo dejar de recordar tu abrazo antes de embarcar en tu cóncava nave y cómo, juntando tus lágrimas con las mías, me hiciste prometer que te esperaría. Yo notaba cómo mi cuerpo ejercía la fuerza que ejerce el imán sobre el hierro. Cómo tu cuerpo se resistía a separarse. Cómo tus manos parecían buscar mis caderas como si sólo agarrado a ellas pudieras dar el siguiente paso. ¡Todo era mentira! ¡Falso! ¡Falso! Creo que desde el momento en el que partiste, te olvidaste de mí. Me atormenta pensar que alguno de tus hombres pronuncie mi nombre y tú, con gesto de extrañeza, preguntes, ¿Quién es ésa? Tú, Amigo, al que entregué mi virginidad, al que abrí las puertas de mi casa, al que ofrecí cuanto poseía, al que canté las más dulces melodías, por el que no quise atender los fúnebres aullidos de una loba que se lamentaba en la selva mientras me desflorabas ni más tarde en la aurora atendí al presagio del jilguero que cayó muerto en el alfeizar de mi ventana.

Cómo será este amor, Amigo -que no genera ira sino tristeza-, que me lleva a pasear con los pies desnudos por la playa y a mirar de vez en cuando en lontananza para descubrir las velas desplegadas de tu nave, la nave que te traería hasta mí, hasta mi lecho, esta noche, esta noche, Amigo amado. Sé que no va a ocurrir, así es que he pensado que lo mejor será que vaya hasta uno de los cabos en los que se encierra esta playa, formando un golfo, y como ambos se levantan en mole escarpada, me subiré a una de ellas y desde esa altura dejaré que mi cuerpo caiga a las aguas del mar. Sólo espero que su corriente me lleve hasta la playa en donde habites y que veas llegar mi cadáver corrompido por las aguas y los peces y que lo reconozcas no por la belleza que decías que tanto me adornaba sino por el broche de oro que me regalaste con las armas de tu linaje.

De esta manera a la estatua primera se añadirá una segunda en cuyo pie una segunda inscripción rece: A su Amada entregó [...] (no puedo escribir tu nombre) a la muerte. Él puso el motivo, ella la mano.

Narrativa

Tags : Variaciones sobre un libro de Ovidio Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 24/04/2020 a las 19:41 | {0} Comentarios


Jimmi Hendrix en Woodstock. 1969
Jimmi Hendrix en Woodstock. 1969
19h. 08m.
¿Cómo saldré de aquí, amigo? Estaba en el Tabernáculo de hinojos. Suplicaba algo. Por ideas que me habían venido a lo largo del día y que yo consideré impropias. ¿Cómo me presentaré en la sala de ballet? ¿Por qué siempre que se rueda una escena en un vestuario femenino una de las mujeres tiene que pedir en voz alta un tampón? ¿Cómo saldré de mis entrañas? ¿Cómo podré destilar toda esta rabia que tiene mucho más que ver con el mundo que conmigo? El mundo como enseñanza de un comportamiento. Quisiera dejar de enternecerme cuando escucho el testimonio de un hombre que ha enterrado a su hermano el cual estuvo a lo largo de su vida gravemente enfermo de cuerpo y alma y él -el que entierra- y sus otros hermanos aún vivos le rinden un homenaje al fallecido y aseguran que siempre llevó con dignidad sus enfermedades y esa fue la gran deuda que ellos -sus hermanos- adquirieron con él -el muerto-. ¿Cómo saldré de aquí? ¿Cuándo dejaré de sentirme un animal que hace girar con sus patas la rueda de los agravios? ¿Cómo respiraré el aire de la montaña? ¿Cómo conseguiré que mis ojos miren como ojos recién venidos al mundo? Tú sabes, amigo amado, que también sé reír y seguro que estés donde estés recordarás alguna vez las veces que te hice reír y cómo cuando nuestras risas se juntaban esparcían por el aire lo que para un romántico supone el aroma de las rosas; seguro que no te has olvidado de mi capacidad para mirar enrededor y ese afán en dejar a la memoria ligera, sin excesivos anclajes (pesados fardos... utiliza la imagen que prefieras). 
He mirado en la cómoda los restos de tu ropa y al abrir el armarito del baño me he dado de bruces con tu maquinilla de afeitar. ¿Cuándo volverás? ¿Cuándo podremos estar juntos frente a una copa de vino rojo, disfrutando del atardecer junto al lago? ¿Cuándo podré escuchar tu voz que me calma y me anima? ¿Cuándo podré mirarte a los ojos? Sin ti es todo un poco más estático. Creo, ya lo sabes, que lo más valioso de ese sentimiento que nos une es su dinamismo, es como si junto a ti fuera imposible que me convirtiera en estanque.
Sí, te lo confieso: la tarde de hoy me abruma. Quisiera haber estado dormida, arrecogía en mí (imagen de ovillo -y también la cercanía de un gato que empezara a jugar conmigo o yo/ovillo-). 

21 de abril a las 23h. 19m.
Han pasado cuatro días. No he podido ni acercarme a las teclas. He pasado horas y horas quieta. Hay días en los que la desilusión se hace dueña de mí y me inmoviliza. Es miedo. Es no poder ascender un solo peldaño más. Sé que no debo preguntarme sobre ello. Sé que la condición del ser humano responde a la cita de San Agustín cuando decía: si crees haber entendido lo que es Dios, entonces ten por seguro que no es Dios. Aplicado a la vida vendría a ser entregarse a eso que en un lenguaje común llamamos destino. Dejar que sean los días los que vayan poniendo las cosas en su sitio y no preguntarse nunca dónde está el sitio de cada cosa. Quizás en ese dejarse hacer, en ese no luchar estribe una de las grandes lecciones de la vida. Abandonarse a ella entonces. Bendecirla, si me permites amigo, utilizar esa terminología. Si siguiera por esa vía y estableciera la clásica división de las formas religiosas entre las religiones proféticas como la cristiana, las místicas como la budista y las sapienciales como el confucianismo, te diría que a mí ahora me vendría bien una religión sapiencial, una religión que me enseñara el recto camino, una religión que moralmente me tranquilizara, que me sostuviera en el derrumbamiento que he sufrido estos cuatro días. Porque este silencio ha sido debido al abatimiento.
Renazco una vez más. Respiro con hondura. Hago mis ejercicios corporales. Cocino mientras escucho una conferencia con una temática que inunda mi corazón de pasado. Dormito un rato. Entro en mi escritorio y dejo que el trabajo llame a la inspiración y quizá de ese encuentro surja una par de frases afortunadas -lo que querrá decir que ha habido un instante de lucidez-. Paseo. Miro las diversas tonalidades de las nubes. Juego con la perra. Me atrevo a coger una piña del suelo. Los suelos están contaminados, ya lo sabes. Todo está contaminado. En los últimos días han venido dos ambulancias a mi edificio y se han llevado a dos ancianas. Venían los sanitarios -ambulanceros los llamábamos antes- con sus trajes aislantes, sus gafas aislantes, sus mascarillas aislantes, sus guantes aislantes. El mundo se pudre en este mes de abril. Siempre defendí que abril ha sido siempre un pudridero. No he sentido más temor a contagiarme. No siento ningún temor. La muerte no tiene rostro. La muerte es solo una idea. Una idea más reflejada en la pared de la caverna. Ya voy sintiendo ganas de lavarme la cabeza, cortarme las uñas de los pies y aspirar el aire de la madrugada que me retrotrae a un verano en Las Alpujarras. Era muy joven. Era hippie. Algún día te contaré.  

Narrativa

Tags : Apuntes Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 17/04/2020 a las 19:08 | {0} Comentarios


Mar de otoño. Emil Nolde, 1910
Mar de otoño. Emil Nolde, 1910
23h. 30m.
Vino la deriva. Estábamos en un mar sin nombre. Agarrados a un madero. En una noche oscura como noche de alma sin dios. Agotados nos habíamos tomado de las manos. Las olas nos hacían bailar. El miedo primero a que de las profundidades surgiera el leviatán que nos engullera ya había desaparecido. Dormitábamos. Creo que en algún tramo de la noche hablamos sobre la vida que habíamos compartido. Nos pedimos perdón. No sé si llegué a llorar. El agua de mar hace que no distingas el sabor de tus lágrimas. Era noche de luna nueva. Los cielos. Los miles de cielos nos permitieron contemplar el milagro del universo. Pensaría que ya todo estaba hecho y también que tras esa visión morir no significaba absolutamente nada. Me lamenté en mi fuero interno de no conocer las constelaciones ni sus nombres y recordé que en una conferencia que escuché no hacía mucho, el conferenciante había dicho que las constelaciones no son sino archipiélagos artificiales creados por el hombre para que las estrellas dejaran de ser lo que en realidad son: islas de los cielos. Había colores en la noche absoluta. Distinguía algunas galaxias mientras mi cuerpo se movía en un fluido compacto que me sugirió la idea de membrana. Él dormitaba. Él mascullaba. Él gritó. Supe que la masa del agua hace casi inaudible un grito. Acaricié su pelo. Me abandoné a las fuerzas superiores que según aseguraban las sociedades a lo largo de miles de años, regían nuestras vidas. Vino un larguísimo silencio. Un silencio mental. Por primera vez no pensé nada. Durante horas no pensé nada. Estaba despierta con los ojos abiertos y no pensé nada. Absorta en la contemplación del universo. Con un frío que había empezado a subirme por los dedos de los pies. Sin temor. Sin esperanza. Sin nervios. Sin culpa. Sin recuerdos. Sin futuro. Sin creencias. Sin sexo. Sin peripecia. La aurora no me despertó. Ni la pereza del sol. Supe que habíamos de morir. En el mar. En el mar sin nombre. Sin tierra a la vista. Mi primer pensamiento tras su ausencia larga fue que nunca había tenido tierra bajo mis pies. También que todos andamos sin tierra. Que ojalá un día... Miré a mi lado. Él ya no estaba. Dudé si alguna vez había estado. Recordé su grito comido por la masa de agua. Muerta, pensé. En nada muerta, pensé. Nada, pensé. 

Narrativa

Tags : Apuntes Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 16/04/2020 a las 23:30 | {0} Comentarios


1 2 3 4 5 » ... 372






Búsqueda

RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile