Inventario

Revista literaria y artística escrita y dirigida por Fernando Loygorri

Un folletín cibernético

Capítulo 1 DESPEDIDA Y GUERRA


A las 10 horas y 23 minutos de la mañana los tenientes Alfred Custom y Violet O'Flaherty terminaban su sesión de entrenamiento en la piscina del Cuartel del IV Batallón Aeroespacial de los Ejércitos Aliados; habían nadado a un mismo ritmo 3.000 metros, el crono se había detenido en los 52 minutos 38 segundos. No muy lejos de allí, en las pistas de atletismo, los sargentos Joao Enriques, María Betancourt e Ingrid deVriers habían terminado la distancia de los 10 kilómetros en un tiempo de 32 minutos 16 segundos. En el gimnasio del cuartel los cabos Mittislav Rovirich, Giuletta Orsini, Akane Kami y Gorka Gárate habían realizado 700 abdominales. En el barracón de la tropa los soldados rasos Milena Papasoglou, Hamid Bennasar, Fátima Aydn y Mahan Krishnan lo habían dejado como los chorros del oro en un tiempo récord de 16 minutos y 3 segundos. Todos ellos estaban convocados a una reunión en el despacho de la capitana Julia Bulagua a las 10 horas y 45 minutos.
Cuando Julia les terminó de contar lo que le acababa de informar el coronel Snarsson, se hizo un silencio denso en el que se mezclaba la inquietud de los objetos rodeando la Tierra con la expectación por la misión que habían de emprender. Aunque conocía perfectamente la respuesta, la capitana les hizo saber que si alguno prefería quedarse en tierra lo aceptaría. Por supuesto ninguno aceptó la invitación a salvar el culo. Julia Bulagua había elegido a su equipo con un cuidado exquisito; en cada uno de ellos se mezclaba la destreza y la fuerza física con la destreza y la fuerza mental. Tras un pausa, nada dramática, Julia Bulagua les dijo:
- Tienen hasta esta tarde a las siete para asuntos personales. A partir de ese momento estaremos al 100% concentrados en la misión.
- ¿Tiene ya alguna idea de en qué va a consistir?, preguntó la teniente O'Flaherty.
- He pedido al coronel que tenga preparada una nave de transporte. Vamos a ir al encuentro de esas cosas.
- Sin tener idea de sus intenciones, ni de sus fuerzas, ni..., prosiguió la teniente.
- Eso es lo que vamos a tener que evaluar en este día y medio: cómo minimizar riesgos.
- Con su permiso mi capitán -era la cabo Akane Kami la que hablaba- ¿cómo se puede aventurar lo que se desconoce? Díganos sencillamente que nos enfrentamos a una misión suicida y todos nos preparemos mejor.
- De acuerdo, cabo Kami, nos enfrentamos a una misión suicida. Es muy probable que esas bolas negras estén esperando a atacar y que, como es lógico pensar, su armamento sea mucho más sofisticado que el nuestro. Estoy segura de que cuando quieran nos harán añicos. Sólo espero, y eso es lo que quiero planificar, que podamos mandar información útil antes de morir.
- ¿Con una segunda nave?, aventuró la soldado Papasoglou.
- Olvídense hasta las 19 pm de este asunto. Es una orden. Estoy segura de que todos querremos volver. Hasta esta tarde.
Todos se levantaron sin hacer más preguntas y fueron saliendo excepto el último: el teniente Alfred.
- ¿Me permite un momento?
Alfred cerró la puerta. Se acercó a Julia y ambos se abrazaron y se besaron en las bocas como si aquel fuera el último beso. Julia fue quien se separó un poco. Se quedó mirando los ojos de Alfred y luego bajó los suyos.
- ¿Por qué te envía tu padre a una misión como ésta? Me parece in...
- No ha sido él -le interrumpió Julia- he sido yo. El coronel no quería que pensara que pasaba por encima de mí y me ha dado la opción de delegar en otro. De todas formas sigue en pie la oferta que os he hecho. Nadie tiene la obligación de venir.
- Sabes que no es esa la cuestión. No conozco situación mejor para morir que a tus órdenes.
Julia sonrió.
- ¿No podríamos mandar primero una nave no tripulada?
- Qué cauto has sido siempre, Alfred. ¿Recuerdas lo que tardaste en darme el primer beso?
- Besar a un superior puede conllevar pena de prisión.
- Sí, previo consejo de guerra.
- ¿Qué quieres hacer hasta las siete?
- Quiero despedirme de mi hija lo primero y hacer el amor contigo después. ¿Y tú?
- Me despediré de unos cuantos colegas y luego te estaré esperando en mi apartamento. No tardes.
- Ya llego.
La capitana y el teniente volvieron a besarse. Cuando se quedó sola, Julia Bulagua murmuró el nombre de su hija y lloró.

Narrativa

Tags : Velocidad de escape Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 23/06/2011 a las 11:03 | {0} Comentarios








Búsqueda

RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile