Inventario

Revista literaria y artística escrita y dirigida por Fernando Loygorri
58.- Esta tarde mismo, cuando anochecía, he sentido una profunda y completa comprensión del ser humano. También he comprendido la actitud de un espíritu que ocupaba un fresno y que se ha mudado al ser descubierto por mí.

59.- Esta profunda y completa comprensión que digo haber sentido no es más que un sentimiento luego al carecer de razón peca de ilógica.

60.- Etimología de la palabra nirvana: nir:; "más allá del" o "sin"; vāna: viento. Es decir nirvāna quiere decir literalmente: más allá del viento o sin viento. 
        El primer aforismo del Yogasutra (el hilo del yoga) nos dice: el yoga es la paralización intencionada de la actividad espontánea de la materia mental. Es decir mediante el yoga se llega al nirvāna.

61- Las cuatro representaciones de 1) la razón humana y el individuo responsable; 2) de la revelación sobrenatural y el único pueblo de Dios; 3) del éxtasis del yogui en el gran vacío inmanente; y 4) de la armonía espontánea del cielo y la tierra -Prometeo, Job, El Buda sentado con los ojos cerrados y el Sabio Errante con los ojos abiertos- procedentes de las cuatro direcciones (mitológicas)se han reconciliado (en la actualidad).

62.- Quizá -me digo- el aforismo 61 sea la causa de mi sentimiento de comprensión.

63.- Dos grandes motivos se manifiestan en las mitologías y religiones del mundo: el asombro y la salvación.

64.- ca. 3500 a.C en el templo de Obeid, al sur de Mesopotamia, se adoraba a la diosa Ninhursag, madre del universo y de todos los hombres, dioses y animales, protectora de los reyes a quienes alimentaba con su leche sagrada -la leche de los animales a través de los cuales la diosa obraba en la tierra y que estaban recogidos en los grandes Templos/Vaquerías.

65.- En estos primeros tiempos (hace 5.500 años aprox.) todo el misterio del ser podía ilustrarse poéticamente mediante la metáfora de la Vaca, el Toro y su Becerro, ofrecidos simbólicamente en el recinto de los primeros templos, símbolos del útero de la propia Vaca Diosa Cósmica.

66.- Las extraordinarias relaciones entre Dante y el místico sufí Ibn' Arabi de Murcia se pueden rastrear en la composición de La Divina Comedia.

67.- Querida Caroline: Sicilia fue normanda un día y lo normando entonces se vistió de musulmán.

68.- Cuando en el año 529 d.C. el emperador bizantino Justiniano mandó cerrar la escuela filosófica pagana de Atenas, los depositarios de la filosofía y la ciencia griegas fueron la Persia sasánida, la India Gupta e Irlanda.

69.- ¡Oh, Bagdad de los Abásidas, Jardín del conocimiento y la belleza!

70.- Entre los siglos VII-XIII en cuatro lenguas se expresaba el saber del Mundo: Chino, Sánscrito, Árabe y Latín.

71.- Cuando los sacerdotes españoles llegaron al Nuevo Mundo, no es de extrañar que reconocieran en las liturgias que hacían los nativos, una especie de parodia demoníaca de su propio mito desarrollado: el de la santa misa del sacrificio y la resurrección.
Una versión del hecho mitológico en el principio del tiempo que proporcionó el modelo para lo que vieron como parodia de su propia misa estos sacerdotes es el siguiente: La diosa Tlaltecuhtli paseaba sola sobre la superficie de las aguas primordiales -era una doncella grande y maravillosa, con ojos y mandíbulas en todas las articulaciones, que veía y mordía como los animales- mientras los dioses primigenios Quetzalcóatl  (La Serpiente Emplumada) y Tezcatlipoca (El Espejo Humeante) la espiaban. Ambos decidieron entonces que debían crear el mundo de ella. Se transformaron en serpientes poderosas y se le acercaron por ambos lados. Uno la agarró desde la mano derecha hasta el pie izquierdo, el otro desde la mano izquierda hasta el pie derecho, y juntos la desgarraron en pedazos. Con los trozos no sólo hicieron la tierra y los cielos sino también los dioses. Y después, para confortar a la diosa por lo que había ocurrido, todos los dioses descendieron y, jurándole obediencia, dispusieron que todos los frutos que los hombres necesitaran para la vida, vinieran de ella. Y con su pelo hicieron los árboles, las flores y la hierba; con sus ojos, los manantiales, las fuentes y las pequeñas cuevas; con su boca, los ríos y las grandes cuevas; con su nariz, los valles, y con sus hombros, las montañas. Pero la diosa lloró toda la noche porque sentía el deseo de consumir corazones humanos. Y no estaría tranquila hasta que se los llevaran. Y tampoco daría fruto hasta que la empaparan con sangre humana.
Estos aforismos se componen de dos partes: 
textos de Las Máscaras de Dios de Joseph Campbell 
y pequeñas -y casi banales- glosas mías
 
La diosa azteca Tlatecuhtli
La diosa azteca Tlatecuhtli

Ensayo

Tags : Aforismos Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 25/08/2019 a las 00:44 | {0} Comentarios








Búsqueda

RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile