Inventario

Revista literaria y artística escrita y dirigida por Fernando Loygorri
Diosa Kali
Diosa Kali
46.- Kali, designada entre otras muchas maneras, como aquélla a la que es difícil aproximarse y cuyo estómago es un vacío que nunca se llena y de cuyo vientre nacen eternamente todas las cosas.

47.- Zaratustra (1200-550 a.C.). El sistema asociado a su nombre se basa en la idea de un conflicto entre Ahura Mazda -El Señor Sabio- que otorgó al sol y a las estrellas sus rutas celestes y Angra Maingu, un principio maligno, "El que engaña".

48.- La primera manifestación histórica del zoroastrismo -La Guerra Santa. La Yihad- fue el imperio aqueménida de Ciro el Grande y Darío I (529-486 a.C.); la segunda manifestación fue la aplicación de ese mensaje universal de los hebreos a sí mismos; la siguiente la misión universal del cristianismo; y la cuarta, la del islám.

49.- Al mundo moderno han llegado dos mitologías [...]: los hombres sabios al oeste de Irán han probado el fruto del conocimiento del Bien y el Mal, mientras que los hombres sabios del este -India y Extremo Oriente- sólo han saboreado el fruto de la vida eterna.

50.- El punto de vista (religioso) indio es metafísico y poético; el bíblico es ético e histórico.

51.- Sólo cuando los hombres puedan enrollar el espacio como se enrolla un trozo de cuero, acabará el sufrimiento de no conocer a Dios. Svetasvatara Upanisad.

52.- El término indio yoga deriva de la raíz del sanscrito yug "vincular, enlazar, unir" que está relacionado etimológicamente con yugo y su sentido es análogo al de la palabra religión que deriva del latín re-ligo "reunir o juntar"

53.- Buda se sentó bajo el Árbol de la Iluminación o Árbol-Bo o Bodhi (bodhi "iluminación").

54.-  Se decía El Bendito (me digo yo tantas veces): Me parece que este no es el lugar indicado para alcanzar la suprema sabiduría.

55.- Yo-en-forma-de-hombre, antes del principio del tiempo, miró alrededor y no vio más que a sí mismo, entonces dijo "Yo" y de inmediato sintió temor y deseo... y empezó el tiempo.

56.- El Bendito, en virtud de los innumerables actos de entrega infinita en el transcurso de innumerables vidas, había disuelto en su mente el concepto de "Yo" (aham) y con él la experiencia correlativa del "Tú" (tvam). En el vacío del Punto Inmóvil bajo el Árbol del Conocimiento, más allá de los pares de opuestos, más allá de la vida y la muerte, del bien y el mal, del yo y el tú, simplemente con que hubiera pensado "yo" habría percibido a "ellos" y, al contemplar a las voluptuosas hijas del Señor de los Deseos que se mostraban tentadoramente ante él como sujetos accesibles, al menos se habría visto obligado a controlarse. Pero al no haber "Yo" en ninguna parte de su mente, tampoco había "Ellos". Absolutamente impasible porque no estaba allí en absoluto, perfectamente situado en el Punto Inmóvil en la posición (psicológica) inexpugnable de todos los Budas, El Bendito era impenetrable por la afilada flecha...

57.- [...] y todo ese tiempo una mujer desnuda que sostenía una calavera en la mano revoloteaba a su alrededor, inestable, sin quedarse quieta en ningún lugar, como la mente de un estudiante distraído ante los textos sagrados.

Estos aforismos se componen de dos partes: 
textos de Las Máscaras de Dios de Joseph Campbell 
y pequeñas -y casi banales- glosas mías
 

Ensayo

Tags : Aforismos Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 18/08/2019 a las 12:55 | {0} Comentarios








Búsqueda

RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile