Inventario

Revista literaria y artística escrita y dirigida por Fernando Loygorri
Tabla votiva Zeus Meilichios
Tabla votiva Zeus Meilichios
1.- La serpiente y la luna son lo mismo. Ambas mudan su piel, vuelven a ser jóvenes, vuelven a envejecer y mudan su piel otra vez.

2.- La esperanza quedó guardada en la Caja de Pandora. Por eso aguardo a que una Pandora rediviva la abra de nuevo y la libere en el Orbe.

3.- Cuando escuché el sonido Gula-Bau despertaron en mi recuerdo Deméter y Perséfone. La luna estaba presente. Yo tenía sed de fuentes de vida (aguas de los Cuatro Ríos).

4.- Lo Dios está más allá y más acá. Está más allá de todos los nombres y de todas las formas y es todos los nombres y todas las formas.

5.- Antes de Yahvé no había en la divinidad ni ira ni peligro.

6.- La palmera datilera ofrece dos frutos (frutos para ser tomados; frutos sin pecado; frutos sin prohibición): el fruto del conocimiento y el fruto de la vida inmortal.

7.- Artísticamente Eva y Adán abandonan el Jardín del Edén. No van tomados de la mano. Cavilan -por separado- que de ahí en adelante tendrán que inventar el Mundo.

8.- Holocausto de cerdos para acallar la maldad de los dáimones. Acequias para que corra la sangre. Campos en el crepúsculo. No queda rastro de los elegantes sacrificios con reses engalanadas que caminan entre las paredes de mármol rosáceo de un templo del Pireo al amanecer. Cerdos muertos. Ominosa diosa Gorgona. O Gorgonas.

Estos aforismos se componen de dos partes:
textos de Las Máscaras de Dios de Joseph Campbell 
y pequeñas -y casi banales- glosas mías
 

Ensayo

Tags : Aforismos Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 02/08/2019 a las 23:10 | {0} Comentarios


Mosquita muerta es el pseudónimo que utiliza Pablo Molviedro Ichaso -nodiscípulo aventajado de Isaac Alexander- para lo que él ha titulado Crónicas del presente, una serie de artículos sobre el mundo de hoy (sea lo que sea hoy/mundo/presente/crónica)


Cuerpo. Fotografía de Fernando Loygorri 2015
Cuerpo. Fotografía de Fernando Loygorri 2015
[...] La filosofía era una reflexión sobre la felicidad humana. Pero esta felicidad no procedía de un esforzado empeño teórico que, a través del conocimiento, pudiese trazar las directrices esenciales de un comportamiento político. El conocimiento que podía lanzar sus redes hacia sutiles proyectos de convivencia, como enseñaban algunas de las obras de Platón y Aristóteles, quedaría siempre sometido al distante dominio de la teoría. El sustento de todos los empeños intelectuales era un cuerpo humano, sometido al dolor y a la muerte; pero, al mismo tiempo, henchido de posibilidades, de misterios de organización y sensibilidad. Sumido en plena naturaleza el cuerpo era también en sí mismo naturaleza. Como el aire y el espacio que lo circunda, este cuerpo mortal podía gozar también de momentos perfectos, de floraciones constantes, de infinitas y variadas alegrías. El cuerpo humano, que había llegado a sentir su lugar privilegiado en el mundo, constituía una deliciosa frontera donde el placer hacía consciente la oscura soledad de la carne. En los confines de la naturaleza había surgido, pues, esta redonda posibilidad de inteligencia y gozo. En los entresijos de la piel, en el callado territorio de la propia estructura corporal, yacía el fundamento ineludible, la armonía inequívoca, la serenidad para poder descubrir la hermandad con la naturaleza y con el mundo. Cada latido del cuerpo, cada mirada perdida entre las cosas, cada sonrisa, cada voz que hablase ese lenguaje de la vida, ese ininterrumpido río de solidaridad en cuyas orillas nos ha dejado crecer la naturaleza, para poder sumirnos en ella a nuestro placer, y también para, desde el firme territorio de la sabiduría, poder contemplarla, entenderla y, sobre todo, sentirla, era el reconocimiento de una nueva actitud teórica. Una actitud que, a pesar de todas las dificultades de la mente, de todas las limitaciones del cuerpo, significaba el descubrimiento de verdadero territorio en el que se asienta el hombre y del que arrancan sus más amplias y rigurosas posibilidades [...]
El Epicureísmo (fragmento)
Emilio Lledó

Al cuerpo hemos de volver y renegar de sus pestilencias bíblicas, ésas que marcaron para siempre nuestro encuentro con la carne aquí en occidente; al cuerpo que goza, al cuerpo que encuentra, al cuerpo que es también inmateria y fluido a un mismo tiempo; ese cuerpo que recorre los caminos, que trilla la mies, que besa la boca y alza en brazos; ese cuerpo que mide distancias y maneja los cabellos, el que duerme y sonríe, el que calla y se emociona. ¡A las barricadas de los cuerpos que huelen a cuerpo! ¡Al asalto de los ombligos y las ingles! ¡A por las lenguas! ¡A por los intestinos! ¡A por los páncreas! Para abrazarlos y mirarlos y someterlos a la tiranía de los besos y los océanos.

Sólo gloso lo goloso
del ensayo de Lledó
Firmado
Mosquita muerta

Invitados

Tags : Mosquita muerta Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 29/07/2019 a las 13:14 | {0} Comentarios




Opúsculo muestra saña fiel oropéndola manubrio clavecín clavija sopor redonda clara mano frugal lombriz rellano oscuro caracol sueño lejano arrullo canto balacera colina ola sorgo vela yantar escuela usura muela vándalo alano cornisa talud muérdago manduca senil lunar espuela cáñamo juncal  salud villano rueda simposio estrellato lanza conquista pie esposo lanudo rizoma manumitir espondeo sureño candil salvaje chaqueta volandero saltimbanqui recelo hueso estría esfera candela baño espesa fresno calima polvo recelo mancuerna posidón nomenclatura labriego terror aguja estadio reflejo cornisa retraerse leído reído huida seísmo fluida confín remolino atisbo mamut carencia espalda rampa ermita caniculares cobaya manzana lejanas alba silencio noviembre desnudo albatros cordilleras sarampión malage concierto austero relojes


 
Reivindicación automática

Miscelánea

Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 23/07/2019 a las 18:01 | {0} Comentarios


Mosquita muerta es el pseudónimo que utiliza Pablo Molviedro Ichaso -nodiscípulo aventajado de Isaac Alexander- para lo que él ha titulado Crónicas del presente, una serie de artículos sobre el mundo de hoy (sea lo que sea hoy/mundo/presente/crónica)


Desde el fuego que en la carretera el viento introduce por las ventanas, siento la mano de la estupidez acariciando con cierta sorna la nuca de la Humanidad.
Sudo y no quiero poner el aire acondicionado. Ensueño en el sopor que arde, el cuerpo de la mujer con la que mantengo una no-relación desde hace ya tantos años y sonrío mientras fuera los que quieren dirigir mi vida y mi pensamiento -como quieren dirigir la vida y el pensamiento de miles de millones de seres humanos y animales y flora y minerales y cielos y aguas y fuegos y tierras y subsuelos y espacios siderales- son una pandilla tosca y simplona con aires de grandeza.
Siempre renuncié a los pastores. No soporto sus cayados ni a sus perros guardianes los quiero y tampoco soporto su grey, sus rebaños -animales sometidos a pasiones idiotas que tan sólo consiguen ennegrecer el cielo y promover infelicidades-.
Prefiero arder en las carreteras.
Prefiero denunciar desde mi tribuna porque la labor intelectual de la denuncia, es decir, la denuncia con argumentos, es tan revolucionaria como los paisanos que se juntaban en las plazas y arrancaban los adoquines para lanzarlos contras las fuerzas que monopolizan la violencia del Estado.
Prefiero observar desde la soledad de la atalaya el puritanismo de izquierdas que me pone los pelos de punta y me genera una nostalgia que no sé dónde puede acabar y leer sus ridículos comentarios de apoyo a lo que se debe apoyar con olvido absoluto de algo que era en sí mismo espíritu, alma de la ideología humanitaria y ecologista: la crítica. La famosa y perdularia autocrítica.
Vacío de contenido, el neocapitalismo liberal nos quiere llenar la mente de cosas, quiere cosificar la existencia porque haciéndolo así lo que hace es despojarla del alma. 
El alma siempre fue el punto de arranque de cualquier cambio -llámese ahora al alma mente si nos sentimos más acorde con la era científica que nos domina-. No me pelearé por una tonta cuestión nominal.
Yo te diría que levantásemos los puños de nuevo. A los puños del alma me refiero y con esos puños en alto desafiáramos a los que quieren convertirnos en cosas.
Te animaría a ti, sí, a ti, a que mañana cuando vayas camino del concesionario de automóviles o a la agencia de viajes para contratar un crucero por las aguas cementerio del mediterráneo, te pararas y razonaras una exaltación mental, un auge de hasta aquí he llegado y aullaras una bonita canción de lobos o emitieras zureos como si fueras una paloma enamorada.
Con el calor que arde. Entre tanta hojarasca y tanta simplonería que llega a ser basta. Agarrado al brazo de tu destino, con un pie sobre el cuello de las Furias, sin espejo delante, sin atender aplausos, sólo en ti, en tu mente, en tu alma, gallardo, orgullosa, mirada al frente, un foulard al viento, el horizonte sin muros, respirar por fin...
Despojarse del terror
Vivir la utopía (ut topos: sin lugar)
Firmado
Mosquita muerta
Mayo del 68. Paris
Mayo del 68. Paris

Invitados

Tags : Mosquita muerta Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 22/07/2019 a las 17:30 | {0} Comentarios


El verdugo ha venido esta noche
Llevaba en la mano un hato de cascabeles
y cantaba, alegremente, una canción infantil
Sobre la rueda, rueda,
sobre la rueda sí
colocaré tu cuerpo
y lo daré de sí

El verdugo ha dormido a su lado
con una gran sonrisa en sus labios
(fríos como la escarcha,
carnosos como el durazno)
Sobre la rueda, rueda,
sobre la rueda sí
colocaré tu cuerpo
y lo daré de sí

Con la amanecida se ha despertado
Eran sus pupilas dos rayos negros
Su humor vítreo parecía rubí
Y su iris sonreía mientras cantaba de nuevo
Sobre la rueda, rueda,
sobre la rueda sí
colocaré tu cuerpo
y lo daré de sí

El verdugo está desnudo
y su verga cual mandoble
golpea las columnas que sostienen el dosel de la cama
El verdugo se viste muy despacio
El verdugo desayuna su viático del día
mientras ata mis manos a la espalda
y canta otra vez lo que ya es letanía
Sobre la rueda, rueda,
sobre la rueda sí
colocaré tu cuerpo
y lo daré de sí

Ensayo

Tags : Atrofias Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 13/07/2019 a las 18:05 | {0} Comentarios


1 ... « 2 3 4 5 6 7 8 » ... 373






Búsqueda

RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile