Inventario

Página de Fernando Loygorri
Ha visto la última constelación
Tuvo, para conseguirlo, que atravesar el Laberinto
Más tarde se rapó el pelo, quedó calva y cuando el pelo empezó a nacer de nuevo
cerró los ojos y repitió un mantra Aum, Aum... empezaba
La madrugada fue propicia,
era la del día de las brujas del solsticio de invierno
aquel que se encuentra entre el  cuadrado de un número y el cubo de otro
-el único número, ¡el único! ¡el único número! el 26 que sigue al cuadrado de cinco y precede al cubo de tres-
el único número de todos los infinitos números con esa particularidad nada banal
La vio suavemente
La vio tras el cielo
La vio con la mente
La vio desnuda, bocarriba, brazos y piernas abiertas, bajo un suelo de arena, en el centro del desierto de Atacama
La vio mientras recitaba entre mantra y mantra la más hermosa metáfora que de Dios se haya hecho: 
Deus est sphaera infinita cuius centrum est ubique, circumferentia nusquam
Dios es una esfera infinita cuyo centro se halla en todas partes y su circunferencia en ninguna
Esta metáfora -piensa ella desnuda, abierta de piernas y brazos en el centro del desierto de Atacama- es una de las metáforas que conforman la historia universal (piensa -sin saberlo- como Borges pensó)
El cielo se hace inmenso
Ve la Vía Láctea y no puede dejar de sorprenderse cuando alcanza a ver desde la parte el todo
Andrómeda debe de andar por ahí
La colisión, pronto
No Picasso
No Einstein
No Loygorri
No Smith
No Johansson
No Li
No Tutu
No león (todos los leones)
No araña (todas las arañas)
No gen (todos los genes)
Viaje interestelar
Nueva brana
Tumbada y desnuda en el centro
del desierto de Atacama
Abiertos los orificios al mundo exterior
Suave alfombra de pelo es su cabello
En las fulguraciones del cielo ensueña un navío a vela
Tiene un orgasmo intenso como si la cola de un cometa durara mucho
El día lucha contra las sombras de la noche
Ella es bella como la contemplación del agua

Ensayo

Tags : Atrofias Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 11/08/2018 a las 11:37 | {0} Comentarios


Vuelo hacia ti y viajo
no sé decirlo de forma más adecuada
por la tarde quizá sí
por la tarde, en ese otro lugar, entre verde, ocre y azul
No sueño tu boca porque está aquí
ni necesito subvertir el orden de las palabras o la esencia de la vista para confirmar que tu cadera tiene un vaivén de habanera
Sé también que la revolución no está reñida con la democracia
(por más que se empeñen los conservadores)
y afirmo que en esas filas existen amapolas
En la mañana analicé con descuido el avance del sol
y cuando el agua se movió al compás del viento supe que la física de las cosas se puede medir
En la mañana cuando recordaba otros tiempos y los plasmaba
mientras una piña era desguazada, no temía al espacio ni me parecía que más allá de un agujero negro tenga que existir el Mal
El Mal puede ser líquido, tu boca no, tu sonrisa no, tus piernas no. Lo afirmo cuando han bajado varios grados y agosto se dulcifica y dejo de añorar latitudes nórdicas y el sudor se evade de mí y la tinta azul se seca pronto
Será en la mañana cuando pueda volver a contar
y al cerrar los ojos veré tu espalda que se hace grande como el cielo con nubes
Y subiré el Monte
y agarraré tus manos
¡La vela arde!
¡Qué importan los inventos!

Ensayo

Tags : Atrofias Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 09/08/2018 a las 12:34 | {0} Comentarios


Pensaba en San Amaro y en su contemplación de trescientos años
Desnuda frente al mar, en el Jardín de las Hespérides
Hércules, el dios solar, aún no había robado nada
y el Atlántico era (sigue siendo) el océano tenebroso
-en lengua nahuatl átl significa agua-
pensaba mientras se lavaba su monte de Venus con agua de la fuente
Miles de años pasaron
en contemplaciones extrañas a los hombres
Llegó incluso el día
-se acariciaba las axilas-
en que dedujeron que tan sólo la lógica -binaria- servía para explicar el mundo
y sucumbieron en su propia inmolación
Ahora queda ella, desnuda, lavándose,
sus ojos verdes miran hacia el hombre suyo
al que poseerá cuantas veces quiera
porque es el único que aceptó
que rendirse era vencer una vez más.   

Ensayo

Tags : Atrofias Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 08/08/2018 a las 17:28 | {0} Comentarios


Mi canto no llueve del subsuelo
Mis manos se mueven y son hojas
Mi sueño se puebla de Juan Rulfo
Mi beso se expande en la litosfera
Mis pies desandan cada letra
Mi llama se apaga con el fuego
Mi orden altera los matraces
Mi paz guerrea con los fascios
Mi gemido se adormece con la coca
Mi saliva se seca si se adora
Mi semen se hizo corto tras la sonda
Mi diluvio se seca en pleno invierno
Mi Atlántida resurge tras las grandes bajamares
Mi perro es suyo desde hoy y hasta siempre
Mi amistad nunca se diluye en brea
Mi te sabe a ti cuando te pienso
Mi mi no es más que nota de una música pitagórica
Mi número áureo
Mi espejo de baño
Mi última morada
Mi República amada
Mis exiliados
Mis represaliados
Mi idea deriva en realismo mágico
Mis brazos son remos entre las siete y veinte y las ocho y media de la tarde
MI sexo tiene el vigor de los sesenta años
Mi imagen de Saturno devorando a sus hijos pertenece a Goya
Mi cueva puede ser el útero de mamá
Mis noches iluminan la inquietud
Mis alarmas estallan siempre al alba
Mis llaves sí están en el fondo del río
Mi brisa se vuelve viento a las tres
Mi calor no tiene nada que ver con el verano
Mis olmos ya no están enfermos
Mi Antonio Machado sigue siendo Juan de Mairena
Mi nacimiento no tuvo fecha
Mi muerte siempre ocurre ayer

Ensayo

Tags : Atrofias Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 06/08/2018 a las 12:45 | {0} Comentarios


Esta emoción de piel
me lleva a asegurar que la República española de 1931 fue todo lo demócrata que podía ser
y que fueron los fascistas de Falange, los fascistas italianos de Mussolini y ciertos militares y civiles españoles
los que nos llevaron a la sangre, la guerra y la represión atroz
Tenemos que decirlo -con pasión y sin mesura- cada vez que los revisionistas quieran hacernos comulgar con ruedas, dentadas, de molinos y acusarles, sin eufemismos, de mentir y si insisten, llamarles, Mentirosos, Mentirosos, Mentirosos
Esta emoción de piel
hace que vea la tarde y nade como si fuera la última y la primera vez
Cuando la noche llega y mi perro con la lengua fuera se anima a correr una vez más para cazar la pelota,
la amiga que es más que amiga y a la que no me atrevo a llamar esposa (para que no se gafe) me llama 
y mientras escucho su voz las golondrinas y los vencejos se lanzan en picado y atrapan los mosquitos,
el amigo se interesa por mi estado y me anima tan sólo con su ánimo
cuando ocurre todo eso yo me siento como Walt Whitman y cada hoja es la primera vez que la veo
y la hierba me parece la luna en verde
y los árboles se mecen como la nana de una negra en un país caribeño
y me asombra el caracol y me apena por el peso de su casa siempre a cuestas
y agradezco el alimento y me subleva la insidia y la necedad
Esta emoción de piel
me lleva a leer y a seguir leyendo y a leer un poco más
y cuanto menos quieran que leáis, leed más, porque leer es vivir y es meditar
Las sombras de la noche apaciguan el calor de la mañana
no sopla el viento, ni siquiera hay brisa
mis dedos siguen pareciéndose a gatos
nadar a crawl es lo más parecido a acariciar tu pelo
la dicha se esconde en el huequillo del seto
la muerte alimenta a las hormigas
el parking está del todo vacío y sin luz
no huele a gasolina
en el patio, enfrente, una gran calabaza mora acaba de tocar suelo español

Ensayo

Tags : Atrofias Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 05/08/2018 a las 12:39 | {2} Comentarios


1 ... « 2 3 4 5 6 7 8 » ... 350






Búsqueda

RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile