Inventario

Página de Fernando Loygorri
Al describir a una mujer desnuda tocando el saxo
se redimió de una gran pesadumbre
(era una imagen tan elaborada que negaba, por principio, a Sallinger)
Se mantuvo callada, dispuesta a no mover la pierna ni un sola vez más, ni siquiera para llevar el supuesto compás
No duda de que las ciudades fueron bonitas
ni tampoco se niega a reconocer que es ella la que no ve la belleza en las cosas que son bellas
y aún así se sirve el ron con cierto desdén (u orgullo)
La magnolia, por ejemplo
o un gran canal de Suez
Sabe que se ha puesto los cascos para no escuchar 
que el verano conlleva ventanas abiertas
búsqueda de brisa
Sueña, ella, la panadería abierta de madrugada y el olor del pan recién hecho
Sueña la excitación del olor del pan recién hecho en la madrugada
gime, amoratada, mientras repiquetea con unas baquetas en un taburete de metal
Entonces se pregunta si la pregunta será la correcta
si hay algo más allá de la figura
o qué se esconde en la espesura
No hay elogio
sólo una libertad que se transmite (que tiene eco de narcisos ensimismados en su contemplación)
La intensidad de la lavanda
La búsqueda nada infructuosa de una pelota maciza de color naranja con pequeñas dentelladas
La intensidad del espliego y de la menta
y cómo va creciendo el axis mundi hasta convertir el universo en infinito 
Ahora queda ella tumbada en el sofá
mira las letras de una novela de Sciascia y se dice , ¿Por qué no?
La noche ha decidido hacerse larga

Ensayo

Tags : Atrofias Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 18/06/2018 a las 00:37 | {0} Comentarios








Búsqueda

RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile