Inventario

Revista literaria y artística escrita y dirigida por Fernando Loygorri
Quizá sea la última vez, cariño
No, no me enciendas la pipa aún
Vengo a decirte que la maternidad es una puta mierda
y que todos los reflejos culturales que aún atesoro los voy tirando a la papelera como hago con los mocos si estoy a solas
Esta brisa fresca, amor,
me está dejando helado
y siento en el aire la esencia de la menta
que debe de andar perdida entre los matojos
Quizá sea la última vez que nos miramos a los ojos
que nos decimos esas palabras tiernas que reflejan el volcán que tenemos en las entrepiernas
Quizá sea la última palabra que escriba
los últimos sinsabores ¿sabes? en este mundo que nos obliga a ser individuos, nosotros que aún no sabemos serlo
¿Por que no naceríamos en el oriente donde el todo es mucho más interesante que la parte? ¡Aún hoy! ¡Aún hoy!
Suelto amarras
Debo subirme en la estatua del rey y cagarme en su calavera
Debo ser consecuente ahora que estoy a tiempo y me queda un gramo de cordura (sí, he querido rimarlo con espesura solo que me detengo, distiendo los esfínteres, me dejo llevar por una paja, amargo el café de la cantante, revuelvo en viejos papeles y en recuerdos que me obsesionan hasta llegar a llorar con desconsuelo en los últimos cuatros días) La ausencia tiene nombre de niñez y no quiero decirlo más no quiero gritarlo más no quiero esconderme una vez más en tu voz tan gallarda como cualquier puta bandera clavada en lo alto de cualquier puta colina)
¡Nunca me gustaron los estados y siempre respeté las lenguas!
Influido por el descubrimiento de la culpa
exagero mis caderas y alabo la ternura del muchacho que se convirtió en muchacha para poder jugar en el fútbol femenino
¡Oh, fuerza de Hércules, incansable trabajador al servicio de los dioses! ¡Oh, tú, querida bestia, dime si pudieras responderme a esta pregunta que me atormenta cuando en la noche los tacones de una vieja en el piso de arriba no dejan de taladrarme la cabeza con su insomnio! ¿Qué significa lo masculino y lo femenino en el mundo de los dioses?
Sí, probablemente sea la última vez que te diga
-que no, que no, no me enciendas aún la pipa-
que desearía que todas vosotras pudierais correr sin temor campo a través
que todas vosotras pudierais ir desnudas si quisierais sin que por eso hombre alguno os atacara 
o sonreír y luego poneros serias
o desistir de una invitación o simplemente permanecer ausentes como los niños en las fiestas de los mayores
Ahora me deshago
la lanza sigue clavada en mi costado
late mi corazón con la fuerza de una sangre cada vez más licuada
mi palpitación tiene virtud y purga
soy incapaz de ver ninguno de los mil doscientos agujeritos que me he hecho a lo largo del último año en la yema de los dedos de las manos
Estoy muerto
Soy un llano
que de repente cual mar furioso que se encrespara por extrañas fluctuaciones electromagnéticas, se convierte en himalaya
Vuelvo a ti querida
eres la guía de mis gónadas
la lengua que busco entre los pliegues de las cerdas
la última llamada
la primera visión cada mañana (ésta de hoy con la niebla tan densa que convertía en lefa la nada)
Ahora sí, amor mío, mi empastillada, enciéndeme la pipa y méteme el dedo por el culo hasta que me corra en las puertas del infierno

Ensayo

Tags : Atrofias Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 21/12/2018 a las 19:17 | {0} Comentarios








Búsqueda

RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile