Inventario

Página de Fernando Loygorri

*Incluyo este texto de Isaac Alexander -que hace el documento 20 de sus Archivos Póstumos- en esta serie de Atrofias porque, aún siendo una carta escrita a su sobrino apodado Pseudo Lucilo, tiene un aire de carencia que me recuerda a mí.
Está escrito en un mes de noviembre de 1960 en un pueblecito madrileño del que no dice el nombre aunque varios de sus biógrafos, entre ellos Siriade, aseguran que se trata de Galapagar.


No te abismes, querido, como cuando el rey Lear asistió a su propio cosmos en ruinas,
las ideas de los críticos son ideas de hombres que han vivido
no son Verdades Absolutas aunque en algunos mucho haya de Verdad
La vida no da para más
ni aunque vivamos ciento cuarenta años dará para más
Si quieres pertenecer al canon hazte canónigo (bromearía diciéndote que canónigo vegetal no eclesial)
pero como no estás para bromas habré de soslayar el rubor que me producen las ideas indiscutibles
(aunque como tú haya sido educado en las jerarquías y en esa moral de lo Bueno y lo Malo, lo Excelso y lo Vulgar
con toda la gama que se le quiera otorgar entre un término y otro)
o como cuando el amigo afirma que el artista -pon aquí el nombre de cualquier genio- es inalcanzable para él
Todo eso ya terminó
Es lo que tiene el Ocaso
En todo caso disfruta de la propia literatura del crítico
porque al fin y al cabo todo acaba siendo literatura (quizá no todo sea literatura de imaginación pero casi, si no sí...)
y cuando leas en sus líneas entusiasmo y conocimiento
no te alteres de sus verdades, su teoría del agón en la literatura o la supremacía de unos sobre otros
ni te cause extrañeza que el gran Samuel Johnson afirmara que quién va a escribir literatura si no gana con ello sus buenos cuartos
Todo cabe en la viña del Señor Mercantil cuyo adalides siempre fueron los Anglos
Y si te sientes imbécil por escribir sin remuneración
el problema está en ti, no en la afirmación del moralista inglés
¡Ah, gran siglo el XVIII!
Llámate si quieres idealista
o apúntate a la Escuela del Resentimiento
y grita vaciedades como evacuas tu mierda cada mañana
Naufragios ocurren cada día y sus restos se agitan como alitas de colibrí en islas aún desiertas
¡Conquístalas!
Ve, ¡oh querido! y no sueltes prenda
que luego llegan los críticos y te aprietan los testículos para que les encuentres tus vetas
¡Cucufato mío!
¡Perdigoncillo!
¡Guardés de juguete!

Ensayo

Tags : Atrofias Escritos de Isaac Alexander Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 15/08/2018 a las 11:08 | {0} Comentarios








Búsqueda

RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile