Inventario

Página de Fernando Loygorri

Diría con la boca abierta en grito mudo, Abrázame No llueve Abrázame fuerte
Diría desde el filo donde me alojo
Desde el lugar donde se asienta el amor que nos tuvimos
Diría, decididamente nací en las grandes ciudades y así nunca podré saber otra vez tu aroma
o como el aliento sucumbía al rocío y navegábamos por la última arcadia
que se encontraba en el paréntesis que formaban nuestras axilas
Diría Date la vuelta
Diría La clave está en los dientes
Diría Me duele el sábado por la tarde
Diría Volveré a verte
Sólo que la lluvia ha venido a visitarme
y está algo resfriada
Parece además que los cuartos se han mudado
y han dejado al aire las ventanas
Y hay más: un dolor de primavera pasada, un decidido olor a menta y la suerte desigual entre los cisnes
Diría si no estuviese muriendo
Diría si la saliva no me supiera amarga
Diría si la grúa se fuera para siempre
Quisiera no haber nacido en las grandes ciudades de occidente
Quisiera no tener un afán soteriológico
Quisiera quedarme en la cama un poco más
antes de lanzarme por el final del bosque en ese lugar donde brillan las moras y hay un alimento para serpientes que llama tanto mi atención; antes de lanzarme por tu boca; antes de lanzarme por tu vientre; antes de amargarme entre tus muslos como la hiel... como la hiel... como la hiel
Estoy mudo
La tarde tiene la textura del papel -delgada y frágil-
Suena un piano que evoca la locura de una mujer
Si hubiera nacido en una aldea
quizá supiera acercarme
Si hubiera nacido algodón sería hilo de Holanda
urdido en sábana
Me voy
Son la seis
Gravemente son las seis
porque nací en una ciudad de occidente un mes de noviembre mucho antes de ti

Narrativa

Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 30/09/2015 a las 17:40 | {2} Comentarios


Reflexión que Olmo Z. se hace a partir de los Libros II y III de la Historia Natural de Plinio el Viejo




¡Podría, sí, podría hacerlo en esta noche
quedarme desmembrado, agostarme en mi visión del mundo
desfallecer quédamente como Miguel de Molinos
y argumentar la furia con sólo cinco vocales!
También, con dulzura, puedo escribir hoy
sobre si el mundo es finito y si es uno
y deslizarme luego por su forma, por su movimiento y explicar de forma bella
por qué se dice mundo
No tendría que gritar cuando dejara caer algo de los cuatro elementos
de los siete planetas
de Dios
Y podría también alegre
deambular por la naturaleza de la luna
los motivos de los eclipses
acuñar una moneda que conmemorara la grandeza de las estrellas
explicar, en un canto, su música
delinear en un pizarrón sus geometrías
y llegar a la mañana con las estrellas repentinas
Porque hay algo que me lleva a no rajarme la cara en esta noche
y que no es sólo mi nacimiento en una de las grandes ciudades
sino haberme quedado prendado un día
de los colores del cielo
de las llamas
de las coronas celestes
de los círculos repentinos
de los muchos soles
de las muchas lunas
de la luz diurna que aparece de noche
de los escudos ardientes
de los prodigios del cosmos
del discurso de las estrellas
de las estrellas castores
del aire
de la mudanza natural de los tiempos
de la fuerza de la canícula
de las causas de las lluvias, vientos y nubes
de los truenos y relámpagos
o de la causa del eco
¡Podría desprenderme de mí mismo
podría dejar de ensimismarme
y rasgar con mi grito la cadencia muda de occidente
mientras un hombre se pregunta
dónde y cuándo no hay sombras
qué ciudades ha sorbido el mar
qué tierras tiemblan siempre
de qué manera se han de considerar los días
qué sea la fuerza del Sol!
y podría preguntarme yo, antes de partir,
si la suma de las islas del mar Jonio y el Adriático
más la suma de los ríos notables
más la suma de los montes famosos
más la suma de todas las ínsulas
más la suma de todos los pueblos y gentes que perecieron
más la suma de todas las cosas e historias y observaciones
igualan el dolor de ser consciente, finito y contingente

 

Narrativa

Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 26/09/2015 a las 23:11 | {0} Comentarios


Porque nací en las grandes ciudades de occidente
me cuesta desnudarme ante ti
Yo me acercaría y expondría con vehemencia  la inocencia en tu perro
desviaría mis ojos de los tuyos (aunque previamente los hubiera mantenido en ti)
y haría -al modo de los bluesman- un baile con mis hombros
un baile si quieres sincopado
incluso te concedería un baile de borracho lento
Porque nací en las grandes ciudades
me observo de vez en cuando en el espejo
y espero en el balcón el alarde de tus pechos sin sostén
como si renegaras, con ese vaivén, del rito de las primates humanas y sus blufs de seducción
Porque nací en las grandes ciudades
recelo del que habla mucho
me fijo en las uñas pintadas
acierto con las normas de circulación
sé que los ancianos son esclavos de la ciencia y su miedo a morir
Porque nací en las grandes ciudades
ensueño ferocidades con tus nalgas
y riego con mi orina el recodo último cuando sé que no hay nadie y el chorro a nadie alterará (ni tan siquiera a mí)
Porque nací en las grandes ciudades de occidente
mi mente divaga, la loca de la casa,
y he de dejarla hasta que se agote
como ayer que se agotó justo cuando contemplé
la luna haciéndose señora de mis humores
y supimos que debíamos atravesar el plenilunio una vez más

Narrativa

Tags : Reflexiones que Olmo Z. le escribe a su mujer en plena crisis Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 25/09/2015 a las 11:07 | {0} Comentarios


Si tan solo fuéramos y de nosotros mismos apenas supiéramos nada
Si hubiera habido personas que lucharon a brazo partido por darnos una razón de ser
Si tan sólo fuéramos máquinas donde habitan genes
Será la nostalgia
o esa idea sin palabras que en realidad es una imagen
(dos cuerpos abrazados)
y la escasez
Si hubiera un día
Cogería unos diccionarios
Me mantendría estático muy atento a la respiración en la punta de la nariz
Quedarme quieto en la contemplación del último sol sobre las hojas de las encinas
Respirar de nuevo
Respirar hondamente
Recuperar la esencia primera cuando caminé hasta el final
Y decirme, en un aparte, Sólo mamíferos
Pensar es un aborto de la naturaleza
Dar un paso más
Cae la noche y alguien, muy cerca, se ha roto una cadera
Me causa ternura
También la doctora joven que crea proximidad entre mi cita con el reumatólogo y su aniversario de boda
Buscar, me digo
Genes, me digo. Busco su raíz indoeuropea y dejo que las lágrimas caigan sin peso
Dejo que las moscas se arremolinen y me ataquen los ojos
Sé que en el descenso hay que tener un gran cuidado
No importa cuándo
No importa dónde
Llegará el sueño (al final siempre llega el sueño)
Un día, no muy lejos, vislumbraré la isla
y la casa donde moriré hasta vivir

Narrativa

Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 24/09/2015 a las 21:58 | {1} Comentarios


Miro el tomo de la Consagración de la primavera
y lo pienso
cuántas horas, cuántas nos lleva la belleza
siquiera entreverla
o quite la palabra belleza y arguya sólo construcción
pero no quiero, no quiero quitar la palabra belleza
y mantengo la tercera frase:
cuántas horas, cuántas nos lleva la belleza

Narrativa

Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 21/09/2015 a las 21:31 | {0} Comentarios


1 2






Búsqueda

RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile