Inventario

Página de Fernando Loygorri


¡Ay, la Ñ!

Habría que saber historia (¿cómo se sabe la historia? ¿quién cuenta la historia?) para intentar entender cómo se le ocurre al gobierno de la derecha española mandar que se aporree a una población que ha ido a echar una papeleta en una urna que no puede tener garantía ninguna en cuanto a resultado se refiere.

Al ver las imágenes de cómo una mujer es lanzada escaleras abajo por un energúmeno de la Guardia Civil mientras momentos antes a otra mujer la ha levantado del suelo por el pelo otro energúmeno de las fuerzas legales de la violencia del Estado, no queda más que emocionarse y gritar ¡Visca Catalunya! Esa Catalunya y esos catalanes que han defendido un día de lluvia su derecho a depositar papeletas donde les salga de la figa.

La represión del Estado, la violencia de Estado contra la población es prerrogativa del Poder (no se nos olvide cómo se emplearon los Mossos d'Esquadra para disolver las concentraciones del 15-M en la Plaza de Catalunya) y siempre habrá quien la defienda. Aplastar por las porras la consecución de unos derechos -sean éstos o no justos- es la más vieja herramienta del Poder y por eso Weber incluía en su definición de Estado el control y la legalidad de la violencia.

Si la independencia de Catalunya fuera la primera piedra para la demolición de la globalización, yo gritaría ¡Visca Catalunya! siempre y cuando tras la independencia se produjera la independencia de todas y cada una de las villas de Catalunya de la propia Catalunya.

Sólo me entristece la lucidez con la que Almudena Grandes reflexionaba sobre que jamás había conocido una revolución que surgiera del Poder -en este caso el PDCat y sus coaligados (quizá no la CUP)- y que más le parecía a ella que este órdago respondía más a razones espúreas (corrupción) que a un verdadero sentimiento independentista. Y me entristece porque los novecientos heridos de ayer -o muchos de ellos- seguro que creen en la pureza del movimiento y recibieron los golpes con la heroicidad de un mártir. Curiosamente ningún político de relumbrón recibió porrazo ninguno.

A mí me enseñaron a sentir -como mínimo- antipatía por Catalunya, su idioma y sus gentes; como me enseñaron a despreciar a Quevedo y a no darle importancia a los siglos XVIII y XIX. Me ha costado años deconstruir esas sinapsis conectadas en mi mente por los curas franquistas. Hoy, para mí, Catalunya es uno de los lugares más deslumbrantes de toda esta cosa llamada España. Su idioma casi raya la belleza del francés. Su arte es delicioso. Quevedo es una bestia del dolor de España. Los siglos XVIII y XIX son el intento -fallido. Véase como resultado el siglo XX- de un sueño de la razón.

Creo que hoy sí es un día para abrazar a unas gentes que se jugaron el tipo por votar.
¡Visca els catalans!

Ensayo

Redactado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 02/10/2017 a las 23:22 | {2} Comentarios



Comentarios

1.Publicado por Fa el 07/10/2017 00:43
Son extraños estos días en Catalunya (sin ñ). A pesar de todo lo pacíficas que están siendo las diferentes manifestaciones, la fractura social existe. Yo me escondo en casa, leo. Estos días estoy lyendo mucho, libros que tenía pendientes e incluso intento evitar el móvil), pero es prácticamente imposible. Sueño con escapadas y algunas las materializo.

Y me da miedo ese odio que se va gestando al otro lado, como si los catalanes fuéramos los únicos responsables del enfrentamiento. Y me da miedo que esta situación al final sólo sirva para que el gobierno de los despropósitos aumente su poder. No creo en un "nou govern", no con los restos del naufragio de CIU apoyados por grupos que se llaman de izquierdas y que parece que sólo tienen en común un motivo sentimental (la independencia). Yo me pregunto de qué quieren ser independientes, si nos arrastran a la misma mierda. Sólo me conmueve la posibilidad de vivir en una República, pero hasta eso veo lejano.

En esta pelea de machos, en que parece que anden valorando quién la tiene más grande, sin posibilidad de diálogo, está claro que los vencidos siempre serán los de abajo.

Visca el poble sense fronteres!!

2.Publicado por Fernando García-Loygorri Gazapo el 07/10/2017 12:39
Están siendo duros estos días y me parece una muy buena medicina la lectura y cierto aislamiento. En cuanto a tu análisis lo comparto y sólo añadiría -como dice Viçent Navarro- que el independentismo no es soberanismo y que el Estado Federal ha sido siempre una idea de las izquierdas. Y por supuesto que sí: Visca el poble sense fronteres!
Un beso fraterno.

Nuevo comentario:







Búsqueda

RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile